El verano, la temporada de desinhibición por excelencia

Miley Cyrus y Stella Maxwell, Miranda Kerr y Evan Spiegel: el amor está en el aire y no pueden quitarse las manos de encima.

El verano es la estación de desinhibición por excelencia. La temperatura sube, la ropa baja y las celebridades –que regularmente huyen de los paparazis– bajan la guardia y se dejan ver disfrutando de la temporada estival como cualquier mortal. O sea, con paseos por el mercado, idas a la playa y besuqueos inapropiados en cualquier lugar público en el que se presente la oportunidad.

La primera en causar noticia fue Miley Cyrus, que el pasado fin de semana se dejó ver en el restaurante Nobu de Malibú comiendo…se a su novia, Stella Maxwell. La cantante y la modelo han sido inseparables desde hace algunos meses, pero parece ser que ahora ya no esconden su relación (como si Miley fuese capaz de esconder algo hoy en día).

Antes de poner los ojos, y la lengua, y las manos, o cualquier otra parte de su cuerpo sobre Stella, la intérprete de Wrecking Ball fue novia de Patrick Schwarzenegger, pero las cosas no salieron tan bien como esperaba, pues los paparazis sorprendieron a mini Terminator con las manos en la masa durante unas vacaciones, y por 'la masa' nos referimos a otra mujer que no era Miley.

15 imágenes que no entendemos del Instagram de Miley Cyrus

En el otro extremo de las nuevas parejitas del showbusiness se encuentra Miranda Kerr, quien actualmente sale con el empresario Evan Spiegel. Los rumores sobre su relación comenzaron apenas hace un par de semanas, pero el domingo lo confirmaron caminando mano a mano por las calles de Los Ángeles.

La ex de Orlando Bloom, de 32 años de edad, y el fundador de Snapchat, de 25, dieron un paseo por el Farmer’s Market para comprar varios ramos de flores, aunque sospechamos que tan sólo fue un pretexto para echarnos en cara lo bien que se ven juntos.

Ahora sólo el tiempo –y las redes sociales– dirán si estas nuevas parejas lograrán superar la etapa de “amor de verano” para convertirse en algo más, o si su amor terminará por desaparecer con la misma velocidad que su bronceado.