‘El sueño’, el rancho que le está costando una investigación por enriquecimiento ilícito al gobernador de Nayarit

La Procuraduría General de la República cuenta con un video en el que el funcionario presume una hacienda de 17 hectáreas...

“Estaba estudiando agrónomo zootecnista, no terminé porque me dediqué a trabajar(...). Me tuve que ir a Estados Unidos, a donde llegué barriendo yardas. Me acuerdo que salía a las cinco de la mañana a pedir trabajo y regresaba muy noche (...). Yo tenía que barrer y barrer”. Así lo dijo Roberto Sandoval Castañeda, gobernador de Nayarit, en 2011 durante una entrevista en la que habló de sus padres, su infancia y su adolescencia.

Hace seis años, ‘el candidato del pueblo’, como se hacía llamar Sandoval durante su campaña, llegó a la gubernatura presumiendo su orígen humilde. Hoy la Procuraduría General de la República (PGR) lo investiga por presunto enriquecimiento ilícito. La investigación se realiza en respuesta a una denuncia hecha el 17 de junio por un grupo de 10 nayaritas representados por el perredista Rodrigo González Barrios y el exmagistrado Emiliano Zapata Sandoval Blasco.

Además de noticias periodísticas, para acusar al funcionario de un aumento inexplicable de su patrimonio los denunciantes utilizaron videos en donde Sandoval presume de sus propiedades. Un rancho ubicado en Aután, un municipio de San Blas es una de ellas. El lugar se llama El sueño.

Y vaya que el nombre le hace justicia al lugar. En un video publicado por el portal Nayarit en Línea en noviembre de 2012, se puede ver al gobernador recorriendo un rancho conformado por 17 hectáreas de verdes y extensos pastizales. También se puede apreciar un lago artificial que se rodea de palmeras, parcelas que cuentan con un sistema integral de riego y una casa familiar de dos pisos.

“Se trata de querer la tierra, amar la tierra”, dice Sandoval en la grabación. “Todas estas praderas han sido construidas con mucho esfuerzo, trabajo y dedicación Cuando digo que sí se puede es porque lo estamos haciendo”.

González Barrios dijo en abril de este año que después de hacer el cálculo de lo que el gobernador ganaba desde 2007 (fecha en la que Sandoval aseguró empezó a ahorrar para comprar El sueño) las cifras no cuadran. “Hicimos un cálculo de sus ingresos de un año como diputado local, tres años como presidente municipal y un año de gobernador”, dijo. “Sus ingresos fueron por 4.7 millones de pesos, aproximadamente; aún si no hubiera gastado en nada, ese recurso tampoco alcanzaría para esa propiedad".

“Aquí la cría de yeguas no cuesta ni un centavo”

Cuatro estatuas de caballos gigantes dan una ligera pista de lo que se encontrará al interior de la finca de Sandoval. Además de ganado porcino y bovino, en El sueño también hay ganado caballar y, según el propio Sandoval, ahí “la cría de yeguas no cuesta ni un centavo porque los canales riegan la pradera sin costo”. Por eso tiene praderas en donde él y los cantantes Joan Sebastian y Ezequiel Cheque Peña tienen un criadero de yeguas aztecas y españolas.

La crianza de cualquiera de estas dos razas implican gastos considerables, pues resultan de una minuciosa serie de cruzas y tienen propósitos muy específicos. El azteca, por ejemplo, es ideal para la charrería y el rejoneo, funciona para la alta escuela y es ideal para los trabajos de campo y paseo. El español es, por su parte, la montura predilecta de rejoneadores y ganaderos de España y Portugal. Es una raza que ha tenido gran influencia en el desarrollo de otras razas.

Antonio Llaguno González
, presidente de la Asociación de Criadores de caballos de raza azteca para Europa, dice a Vanity Fair que el precio de los caballos varían mucho. “En el caso de los aztecas, los destetados van desde lo los 3,000 euros (más de 60,000 pesos) y a los cuatro años que empiezan a montarse empiezan a venderse partir de 5,000 euros (más de 100,000 pesos)”, señala.

José Luis Garay, director del Centro de Reproducción Caballar Alta Escuela Domeq asegura que el costo del ejemplar español suele doblar el del azteca. “Si un azteca te sale en 100,000 pesos, el español está entre unos 200 y 250,000 pesos”, señala.

Tanto Garay como Llaguno coinciden en que el costo de la manutención de cada animal no es muy calculable pues depende la función que este vaya a desempeñar. Se debe tomar el cuenta el mantenimiento de la madre, el costo del semental, el personal que los cuida, los gastos médicos y el adiestramiento. 

Si el animal es para deporte debe ejercitar dos horas diarias y si es para paseo tres o cuatro veces por semana. La base de su alimento deben ser el pasto y los granos. “Se les alimenta con avena y se les puede dar también paja y heno”, comenta Llagunos. 

De acuerdo con José Manuel González, propietario de la ganadería MamaChuy crianza de caballos azteca, la dieta óptima para los caballos es el pasto natural. “El problema es que para generar el pasto suficiente y adecuado tendrías que tener unas extensiones de tierra impresionantes”, indica. “Obviamente en el siglo XXI esto es imposible”. Y sí, tal vez lo sea para criadores mexicanos como González, pero para el gobernador de Nayarit es una realidad. Una que se construye “con esfuerzo, trabajo y dedicación”.