El gobierno ruso tiene una teoría de la conspiración sobre los 'spinners'

En Rusia, la agitación te hace girar.

En este momento, en Estados Unidos, su líder está dudando si Rusia se inmiscuyó en las elecciones, a pesar de que diversas agencias de investigaciones creen que así fue. En Rusia, sin embargo, un programa de noticias patrocinado por el gobierno reclama que Estados Unidos está influyendo en las mentes de su juventud mediante una herramienta muy singular: los fidget spinners, la cruz actual de cualquier maestro de escuela, y los cuales se venden en cualquier comercio, farmacia, tienda y en todos lados.

Según The New York Times, el canal patrocinado por el Kremlin, Rossiya 24, ha advertido sobre el infame objetivo de los spinners. En el programa, el reportero reflexiona: “Es un misterio por qué se ha vuelto tan popular en Rusia en la actualidad. ¿Quién promueve esto entre las masas de una manera tan activa?”.

Continúa afirmando que los ingresos generados por los spinners son empleados para apoyar a grupos de oposición. La evidencia es doble: primero, los jóvenes vendieron los spinners en un mitin en contra de la corrupción en junio, con una pancarta que decía “Spinners de Navalny”. Segundo, las letras del empaque están en inglés.

Además (y esto es gordo, amigos): Aleksei A. Navalny, el rostro del partido anticorrupción de oposición, el cual cuenta con el apoyo de la juventud del país, fue encontrado con un spinner en una de sus citas en la Corte en mayo. ESTABA JUGANDO CON UN SPINNER.

Ruslan Ostashko, el editor en jefe de PolitRussia, un medio pro-Putin, apareció en el canal para explicar: “Nuestra oposición busca atraer a la juventud” con los spinners. “Quienes entiendan las tecnologías políticas, comprenderán claramente que este sencillo objeto está controlando a las masas”.

Newsweek señala que en un programa que salió al aire el miércoles, el mismo anfitrión expresó: “Probablemente no sea coincidencia que se hayan comenzado a vender los spinners en eventos de la oposición antisistema”, y que sean usados como “objetos para volver zombi a la gente”, o algo parecido a “la hipnosis”.

El psicólogo del programa también opina que los spinners pueden “entorpecer” la mente y que verlos por mucho tiempo “te lleva a otro mundo”.

Los padres de familia están tan asustados con estos reportes, que la agencia de protección al consumidor rusa, Rospotrebnadzor, se ha comprometido a investigar la influencia del juguete. Un portavoz escribió: “Tomando en cuenta la ansiedad entre la comunidad de padres y maestros, Rospotrebnadzor, en cooperación con instituciones de investigación de la salud en menores, estudiará el efecto que los spinners tienen en los niños, incluyendo su posible impacto negativo”.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.