Jimmy Fallon se convierte en Trump, y otros sucesos divertidos

Entre las ocurrencias del comediante, Salma Hayek y las Kardashian, el universo conspira para hacernos reír.

Salma Hayek y su apetito voraz y temerario.

Puede que esta actriz esté casada con un magnate de la moda y se mueva entre alfombras del espectáculo. Pero detrás de eso, se esconde una mujer con un apetito, literalmente, temerario. La veracruzana dejó totalmente sorprendidos a los anfitriones de un programa de televisión que la sometieron al reto de comer alimentos extraños que más de uno tacharía de repulsivos como ancas de rana, gusanos fritos y un chile jalapeño.

La estrella no tuvo empacho alguno en devorarlos todos. Y de hecho, demostró que es una mujer con un paladar internacional cuando aleccionó a los presentadores sobre la popularidad del platillo en Francia, donde radica.

Ni unos gusanos pudieron asustarla, sin embargo, la verdadera sopresa llegó cuando, entre platillos, la actriz reveló su gran miedo: "Esto me asusta porque me acabo de dar cuenta que como casi todo". Eso sí, por más temerario que sea su paladar, jamás esperen verla masticar cebollas.