Drew Barrymore recuerda los looks de su infancia para unas fotos geniales

La actriz rememora su niñez como actriz para las portadas de una revista y los resultados son top.

Etiquetas:

Hay una generación entera que prácticamente no entendería el cine hollywoodiense sin la presencia de Drew Barrymore. Junto a ella, muchos conocieron a E.T., el extraterrestre en los 80 y saltaron de sus butacas con la maldita bolsa de palomitas con Scream en los 90. Algunos, incluso, disfrutarían de sus comedias con Adam Sandler, ya fuera con La mejor de mis bodas en el 98 o con Como si fuera la primera vez en el 2004. Pero es ese rostro angelical entrando en la habitación de Elliott para darse de bruces con E.T. el que todavía está presente cuando uno ve a Barrymore en producciones actuales como Santa Clarita Diet, en Netflix.

Es para la promoción de la segunda temporada de la serie que la actriz ha recreado algunos de sus looks más icónicos —y otros menos conocidos— de su infancia como joven actriz. Y los resultados son más que adorables. Según cuenta Barrymore a InStyle, su madre la vestía como "una mujer de 80 años" para eventos como los Oscars (la imagen con la estola de pelo blanca) o los Globos de Oro (la imagen con el vestido negro y los collares de perlas), pero también para sesiones con fotógrafos profesionales muy afamados de la época (la imagen en la que hace morritos).

“Desde muy joven, era muy apasionada y pensaba que todo vivía y moría en la atmósfera profesional porque, por aquel entonces, eso era todo lo que tenía", dice Barrymore en la entrevista, donde destaca que para cuando tenía 14 años ya estaba legalmente emancipada. "No tenía una familia. He trabajado desde que tengo memoria".

Además de su trabajo como actriz, Barrymore compagina su carrera con la producción de series y películas, la gestión de un viñedo (Barrymore Wines by Carmel Road), y dos líneas de productos: una de cosmética (Flower Beauty) y otra de ropa con Amazon (Dear Drew). Por si alguien pensaba que empezar desde tan pronto iba a dejarla exhausta. Eso sí, en casa la esperan dos niñas de 3 (Frankie) y 5 años (Olive) que comparte con su ya exmarido Will Kopleman.