Ser donador hasta probar lo contrario

En México podría darse un cambio histórico que obligue a los habitantes a ser donadores por omisión, a menos que digan expresamente que no.

Una iniciativa podría cambiar la historia de México y llevarla al Congreso para hacer una reforma a la ley y que, por omisión, todos los mexicanos seríamos donadores de órganos; quien desee conservar todas las partes de su cuerpo, también podrá hacerlo, pero mediante un trámite. Es decir, la situación se invertiría: serás donador hasta que pruebes lo contrario.

Esto se supo de voz del director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mikel Arriola, quien en una entrevista con el director de Grupo Milenio anunció que buscará introducir la regla de default para que los cuerpos de aquellos que en vida no hayan rechazado donar sus órganos, estos les sean extraídos y entregados a quienes los necesiten”.

Este posible cambio —que muchos recibirán con agrado y otros lo rechazarán totalmente— se hace porque México es de los países de América Latina con más atraso en la cultura de donación de órganos y las autoridades afirman que podrían salvarse más vidas con trasplantes oportunos.

En el país hay 2.8 de donantes por cada millón de habitantes y en Latinoamérica la cifra llega a 6.5. En el último año se incrementaron 10% los trasplantes de vivos y 11% de órganos de cadáveres. Aunque la preferencia va hacia usar los órganos de las personas muertas en vez de las vivas.

Es así que de aprobarse esa reforma a la ley, si no está expresamente negado que la persona no desea donar el órgano, se autoriza. “Eso sería un cambio revolucionario”, dijo Arriola, y explicó que “aún falta definir si quien se quiera negar a la donación lo deba hacer ante un notario o alguna autoridad médica”. Esta iniciativa todavía debe pasar por el Congreso.

De acuerdo con cifras del Centro Nacional de Trasplantes, la situación en México respecto al tema ha mejorado considerablemente, pero aún hace falta mayor impulso. Sus números señalan que en 2015 hubo 1,948 donaciones de cadáveres, hace diez años, en 2006, las donaciones a nivel nacional ascendían a 676.


¿Cómo está el tema en el mundo?
Desde hace más de 20 años España es el líder entre países con más cantidad de donaciones y trasplantes de órganos, de acuerdo con cifras del Ministerio de Sanidad. Según esa misma institución, el país ibérico batió su propio récord en 2014, con 4,360 trasplantes y una tasa de donación de 36 personas por millón de habitantes, cuando la media europea es de 19.

Aunque en España no está dicho por ley que todos sean donantes hasta pedir lo contrario, existen medidas y programas que les han resultado exitosos (y tal vez menos polémicos que la reforma que se pide en México). La cadena BBC Mundo entrevistó a Rafael Matesanz, fundador y director de la Organización Nacional de Trasplante y explicó que en cada hospital han designado a un responsable, un médico especialista en cuidados intensivos y lo entrenaron en cómo detectar donantes, abordar a la familia y hacer lo necesario para lograr que acepte la donación. Y esto no se lleva solo en el plan de instituciones privadas sino que se ha hecho mayor al involucrar al Estado.

 

Sin embargo, dijo Matesanz, aunque el sistema es exitoso, aún hay muchas familias que no autorizan la donación. En los últimos tres años esta negativa se mantiene entre 15% y 16%.

Al ser un sistema eficaz, otros países han querido replicarlo y pedir ayuda a España. De ahí que se haya creado el sistema español de coordinadores profesionales de trasplantes, que ha instruido a médicos de Portugal, Croacia, Bélgica, Italia, Francia y otros países latinoamericanos, donde a partir de esto y otras políticas, la tasa de trasplantes aumentó 50%, con Uruguay en el primer lugar en la lista de donaciones y Argentina como líder en trasplante.

Las protestas que se verían venir
- Trafico de órganos. De aprobarse la ley, no faltarán las personas que sientan el temor de ser presa fácil para los traficantes de órganos. Y no es gratuito, porque algunas de esas leyendas urbanas sobre las personas que en una noche de copas amanecen sin un riñón sí que han logrado efecto en la memoria colectiva del terror. Eso y decir que "en esta región (por desgracia), se trafica con muchas cosas", expondrán otros. Y aunque la iniciativa tenga poco o nada que ver con esto, seguro será un argumento.

- No todos querrán ser donadores por default. Si se acepta que todos sean un banco abierto de órganos hasta pedir lo contrario, habrá seguramente quien no desee realizar ningún tipo de trámite para conservar todas sus partes hasta la muerte y no esté de acuerdo (y, pese a que algunos crean que es inconsciente ese pensamiento, lo que se nieguen estarán en su derecho).

- Cuestiones religiosas.
Hay religiones que no comulgan con la idea de extraer partes del cuerpo de un cadáver. Por ejemplo, el hinduismo considera el cuerpo fallecido intocable y obligado a ser reducido a cenizas. Si bien los testigos de Jehová tiene el tabú hacia la transfusión de sangre, no se oponen a la donación o recepción de órganos, pero no todos están en esa línea. Todos los órganos y tejidos, sin embargo, tienen que estar completamente vacíos de sangre antes del trasplante. Según donacion.organos.ua, el testigo de Jehová está en condición de donar riñones después de muerto o de recibirlos de un fallecido.

- Según datos de Parametría.
El porcentaje de personas que se expresan en contra de la donación de órganos en México aumento del 16% al 31%, mientras que la opción de ni a favor ni en contra disminuyó, lo que indica que más personas están tomando postura respecto al tema y lo están haciendo en contra de la donación de órganos.