De la huida hasta la extradición: Un repaso del caso de Javier Duarte... y lo que falta

Inicia un nuevo capítulo en la historia del exgobernador. El exfuncionario ha decidido enfrentar la justicia en México, ¿qué es lo que sigue?

Desde su huida en octubre de 2016 hasta su captura en abril de 2017, el caso de Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, parecía sacado de una de las series originales de Netflix. La historia de un político investigado por delitos de lavado de dinero y evasión fiscal que huye del país no suena a algo diferente de lo que produciría la empresa de streaming.

Analícelo bien. En medio de un proceso electoral estatal, un gobernador, en este caso Duarte, es acusado de los delitos antes mencionados por Miguel Ángel Yunes, candidato a la gubernatura de Veracruz (3 de abril 2016). Durante meses intenta limpiar su nombre, pero al descubrirse indicios de que a través de 25 empresas fantasma había desviado más de 600 millones de pesos (24 de agosto 2016), la cosa se empieza a complicar.

La Procuraduría General de la República (PGR) toma el caso por el delito de enriquecimiento ilícito (19 de septiembre 2016). Duarte se siente acorralado. Pide licencia de su cargo para deslindarse de las “imputaciones falsas” de Yunes, ya entonces gobernador electo de Veracruz (12 de octubre 2016).

Días más tarde (15 de octubre 2016) huye del país en un helicóptero perteneciente al mismo gobierno al que había defraudado. Se gira una orden de aprehensión en su contra por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita (18 de octubre).

A partir de ese momento comienza una cacería que culmina seis meses después con la captura del funcionario en Panajachel, Guatemala (16 de abril). Al momento de la captura, el político sonríe mientras es esposado por miembros de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR. El proceso para extraditarlo a México inicia.

Entonces, ¿le parece que las ‘aventuras’ de Duarte podrían consumirse en formato de serie de streaming? ¿Esperaría con ansias el anuncio de una nueva temporada? Si sus respuestas son afirmativas, despreocúpese porque al parecer a esta ‘serie’ todavía le quedan varias entregas.

Y es que el caso de Duarte dio un nuevo giro el 27 de junio, cuando el exgobernador decidió aceptar ser extraditado y enfrentar a la justicia mexicana. "Las acusaciones contra mí son infundadas, ligeras, vagas e imprecisas", dijo el exgobernador ante el juez durante una segunda audiencia en Guatemala.

La Fiscalía de Veracruz le imputa al exfuncionario cinco cargos: tráfico de influencias, abuso de autoridad, incumplimiento del deber legal, peculado y coalición. Estos se le dieron a conocer durante la audiencia de media hora que se realizó en la sala tercera del juzgado de Ciudad de Guatemala.

Aún queda un último trámite que se realizará el próximo 4 de julio durante una nueva audiencia pública. En esta se le informará a Duarte sobre las solicitudes de aprehensión obtenidas por autoridades federales. La PGR le imputa al exgobernador el saqueo de 253 millones de pesos de los fondos públicos de las secretarías de Salud y Educación.

¿Cómo será el proceso de extradición de Javier Duarte?

Si todo sale bien y mañana, 4 de julio, Javier Duarte acepta allanarse de los casos federales, será cuestión de días para que sea enviado y entregado a las autoridades mexicanas.

Alberto Elías Beltrán, subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR, dijo al periodista Carlos Loret de Mola que ese caso, el exgobernador podría estar enfrentando a la justicia mexicana en una semana.

Ya extraditado, Duarte deberá ser enviado a una prisión federal pues, de acuerdo con el Sistema Penal Acusatorio, el delito de delincuencia organizada es uno de los que ameritan pena privativa preventiva de la libertad.

En caso de que el exgobernador rechace la extradición, permanecerá en Guatemala hasta que se desahogue el juicio de extradición y las apelaciones que se presenten. Duarte no puede ser extraditado solo por las órdenes de aprehensión obtenidas por las autoridades de Veracruz sin que se resuelvan las imputaciones federales.

Lo anterior indica que la extradición de Duarte, ya aprobada por el juez, podría retrasarse algunos días o hasta semanas. Ahora solo resta esperar, esperar a que el protagonista de esta bochornosa historia regrese a casa y a que una nueva temporada se vuelva a estrenar.