Cuando los famosos dan conciertos desde el ‘más allá’

Selena Quintanilla y Pedro Infante se unen a los artistas que han 'revivido' gracias a la tecnología.

Algo fascinante del siglo XXI es que la mortalidad de una celebridad no impide que las grandes compañías continúen lucrando con su imagen o que sus fans vuelvan a verla actuando en directo. Como prueba de ello, ahí está el dueto entre Frank Sinatra y Alicia Keys en los premios Grammy 2008, la actuación post mortem del rapero Tupac Shakur en Coachella 2012 o el regreso triunfal de Michael Jackson sobre el escenario de los premios Billboard el año pasado, por mencionar algunos.

La tecnología ha permitido que estos personajes se reencuentren con sus seguidores una vez más, a través de hologramas e ilusiones ópticas que imitan sus gestos y movimientos mientras una grabación se encarga de darlez voz. Ahora, los más recientes en unirse a este fenómeno son Selena Quintanilla y Pedro Infante.

La reina del Tex-mex, que falleció a los 23 años en marzo de 1995, podrá mover las caderas una vez más al ritmo de “Bidi bidi bom bom”, pues su familia, en conjunto con la empresa Acrovirt, ha comenzando un proyecto llamado Selena The One que pretende convertirla en un holograma capaz de bailar, cantar, caminar e inclusive ir de gira, la cual ya está contemplada para el 2018.

Por supuesto, para lograr tan ambicioso proyecto necesitarán mucho dinero, específicamente 500 mil dólares, por lo que a partir del 16 de abril se pondrá en marcha una campaña de recaudación de fondos, según se anunció en la página oficial de Selena The One.

Por otro lado, el difunto Pedro Infante ya ha comenzado su Holograma Tour en San Antonio, Texas, y el próximo miércoles llegará a nuestro país para “cantar” en el Panteón Jardín con motivo de su aniversario luctuoso número 58 y, posteriormente, iniciar una gira de conciertos por la república, en donde contará con invitados musicales como su propia hija, Lupita Infante Torrentera, y el cantante Rafael Negrete.

Ahora sólo quedará saber cuál es la opinión de los fans. Si prefieren mantener el recuerdo romántico y poetizado de sus ídolos o si estarán dispuestos a corear y aplaudirle a un halo de luz.