¿Controversia es su segundo nombre? El Festival de Cannes

La edición 70 del legendario festival de cine comenzó el 17 de mayo con altísimas expectativas. Pero recordemos algunos momentos polémicos de ayer y hoy, que casi (casi) echan a perder la fiesta.

Etiquetas:

¿Dónde encontrar en un mismo lugar a Monica Bellucci, Almodóvar, Sofia Coppola, González Iñárritu y demás celebridades? Para que no tengas que tomar el próximo vuelo nocturno e ir a ver si te los topas en una fiesta en Cannes y descubres sus secretos, acá te decimos qué pasa cuando los famosos con el ego del tamaño de un estadio se juntan. Traducido: polémica segura a la vista.

Esos increíbles 60

En 1960, La Dolce Vita fue censurada por el Vaticano, que consideró que la temática de la película era demasiado decadente, porque además mostraba de manera irreal a la ciudad de Roma. La discusión subió de tono, y la Iglesia recomendó no verla. El resultado: publicidad gratuita porque más gente fue al cine a ver la obra de Fellini sólo por el morbo. Años después (y guardando las distancias) “El Crimen del Padre Amaro” replicó el truco y las salas mexicanos se atestaron.

La guerra de los pasteles

En 1985, los mexicanos estábamos más preocupados por el Mundial de Futbol del año venidero (y ni sabíamos que se nos avecinaba un terremoto), que del hecho de que al director francés Jean-Luc Godard alguien le propinara un pastelazo en la cara al salir de la exhibición de su película Detective, Detective en Cannes. La nota se hizo mayor cuando se rumoró que el mismo director de la nouvelle vague había contratado al supuesto anarquista para que lo agrediera, y así darle forma a este pequeño escándalo publicitario.

Simpatía por el diablo

“Me gusta ser el hombre que todo mundo odia” declaró Lars Von Trier alguna vez. Y sus declaraciones de 2011 en pleno festival de Cannes, validaron su confesión, ya que el director danés mostró simpatía por Hitler con la siguiente afirmación: “Yo entiendo a Hitler. Pienso que hizo cosas terribles, por supuesto, pero puedo verlo sentado en el bunker en sus momentos finales. Creo que le entiendo”. El director fue expulsado del festival pese a pedir disculpas públicas, y no ha sido invitado nunca más.

Tarantino desatado

Cuando Pulp Fiction se llevó la Palma de Oro en 1994, a muchas personas les pareció que la película era demasiado… violenta (“Tiempos violentos” la bautizaron en México). El escándalo se detonó cuando en plena conferencia de prensa, una reportera le hizo esa observación al director Quentin Tarantino, recibiendo como respuesta un “fuck you”. Pero ese no fue el primer desliz de Quentin en Cannes, ya que también causó polémica que durante su gestión como jurado en el festival, la película que se erigiera como ganadora, fuera “Farenheitt 9/11” del provocador documentalista Michael Moore. El mismo director de Cannes (Gilles Jacob) aseguró que la película no merecía la distinción y que la decisión había sido tomada política y no artísticamente.

Todos contra Vincent Gallo

En 2003, Vincent Gallo tuvo el dudoso honor de que su película The Brown Bunny, fuera considerada como “la peor película de la historia del festival”, esto según el fallecido analista cinematográfico Roger Ebert, autor del libro Your Movie Sucks Agradecemos a Dios que Gallo no hubiera replicado lo que pasó en la película de los hermanos Wachowski y Tom Tykwer, donde un ofendido artista avienta al crítico desde el balcón de un edificio. El hecho es que la polémica fue tal, que el actor y director tuvo que retocar la película, quitarle metraje y, sobre todo, eliminar de su película esa escena de sexo oral real a cargo de Chlöe Sevigny. “¡Nadie entiende que mi película es como una de Andy Warhol!” se defendió Gallo y además dijo que Roger Ebert era un “cerdo gordo”. El escándalo alcanzó a la actriz, a la que le cancelaron varios proyectos e incluso fue despedida de la agencia de modelos que la representaba.

Kristen Dunst y su comida chatarra

Otras de las polémicas ya surgidas en pleno festival 2017, tiene que ver con las declaraciones de Kristen Dunst. Y es que Sofia Coppola (quien la dirige en The Beguiled (La Seducción) la presionó para que bajara de peso, cosa que la actriz no aceptó debido a que, entre otras cosas, acostumbraba comer pollo frito, hamburguesas y diversa comida chatarra antes de llegar al set…y no iba a cambiar sus hábitos. “Lo siento, pero no voy a poder bajar de peso para este personaje” cuenta la actriz que le aclaró a Sofia. ¿Ustedes de qué lado están? ¿sexismo de la directora o irresponsabilidad de la actriz? Nos quedamos con el pollo frito.

Almodóvar versus Netflix

Por primera vez en su historia, la celebración número 70 es presidida por un figurón español. Y quién más que Pedro Almodóvar se merecía tal distinción. Lo acompañan Will Smith, Paolo Sorrentino y la alemana Maren Ade, entre otros. Pero la polémica este año se ha dado por la inclusión de películas de Netflix en la competición. Y el problema se ha agudizado cuando el mismo Pedro Almodóvar se ha manifestado en contra de las películas contendientes hechas para el formato Netflix, es decir, ésas que no se exhibirán en la pantalla grande y que a lo mejor acabas viendo en la pantalla de tu celular. “Sería paradójico que una Palma de Oro de Cannes no pudiera verse en cines” declaró el director español. ¿Eso significa que de plano debemos descartar como ganadoras a las películas donde Netlifx metió su cuchara? ¿Y si gana una de ellas será porque finalmente Almodóvar fue presionado?

Humor involuntario

Hay varios momentos que si bien no fueron tan escandalosos como para causar que el festival se pudiera ver afectado, si causaron cierta polémica, como por ejemplo el público riéndose de la actuación de Bruce Willis en la escena final de Armageddon (de Michael Bay), una escena que supuestamente debía de ser dramática ( y lo peor, es que Willis estaba presente en la proyección). O los actores de acción Jean Claude Van Damme y Dolph Lundgren protagonizando una pelea totalmente fuera de lugar en las calles de Cannes, que en realidad era un truco para promocionar su película de explosiones y karatazos “Universal Soldier”; o Spike Lee amenazando a Wim Wenders de golpearlo con un bate (y es que Wender, jurado en esa ocasión, decidió no darle la Palma de Oro a Lee).

Sí, los escándalos están a la orden del día en Cannes, pero finalmente, el espíritu del Festival sobrevive…a pesar de todo.