El momento más conmovedor del concierto de Ariana Grande en Manchester

Grande no pudo contener las lágrimas cuando cantó “Somewhere Over the Rainbow”

Los ojos de los asistentes estuvieron llenos de lágrimas el domingo en el campo de críquet de Old Trafford, en Manchester, en donde Ariana Grande ofreció un valiente concierto benéfico para las víctimas del ataque que mató a 22 personas en el concierto de Manchester en mayo. Naturalmente, fue una noche muy emotiva, que adquirió una profundidad aún mayor por los eventos que la precedieron: Grande y sus famosos amigos se presentaron justo un día antes del ataque terrorista de Londres.

Hubo muchos momentos destacados aquella noche: Grande y Miley Cyrus, en cómodos trajes que mostraban su apoyo hacia Manchester, dejaron atrás la pirotecnia vocal e interpretaron de una manera sencilla y poderosa Don’t Dream It’s Over; Happy en un tono alegre, a cargo de Cyrus y Pharrell Williams; el doble whammy de Fix You, de Coldplay, y Don’t Look Back in Anger, un himno de Oasis con un gran significado para la Arena, fue interpretada por Grande y Chris Martin. (Los hermanos Gallagher son oriundos de Manchester).

El momento más álgido, sin embargo, fue cuando Grande interpretó Somewhere Over the Rainbow. La cantante terminó el concierto interpretando la clásica balada de El mago de Oz en un escenario vacío, y embelleció la melodía con algunos melismas mientras la multitud la aclamaba, especialmente al final de la canción, cuando su voz se quebró en el último “Oh, why can’t I?” Grande ahogó un sollozo, marcando el ritmo mientras su adorado público gritaba. Después volvió para terminar la canción con ternura unos segundos después.

Su emoción al desnudo, así como el contexto de la canción —la cantante tiene un gran número de seguidores gays, lo cual pudo ser una razón por la cual el concierto de Manchester fuera un blanco del ataque terrorista; Somewhere Over the Rainbow es uno de los himnos gays más famosos de la historia—, hizo que éste fuera el momento más memorable en una noche llena de momentos memorables. A pesar de las devastadoras circunstancias que giraron en torno al evento, Grande y compañía pueden estar orgullosos de saber que fue todo un éxito. “Bueno, la fantástica noticia es que hemos recaudado alrededor de siete millones de libras [unos 9 millones de dólares]”, comentó a la AP Mike Adamson, director ejecutivo de la Cruz Roja Británica, el domingo. “Y esperamos recaudar otro medio millón de libras con la venta de los boletos esta noche y luego obtener más fondos provenientes de los derechos para la televisión y de la mercadotecnia. Esperamos que la cifra se acerque a las 10 millones de libras”. El evento también fue un éxito en el rating del Reino Unido, pues fue visto por 14.5 millones de espectadores, en su punto más alto, y se convirtió en la presentación más vista en la televisión británica en 2017 hasta ahora.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.