La grandeza es un privilegio para aquellos que se atreven

Cadillac continúa desafiando el status quo. Con su filosofía Dare Greatly, se reinventa y celebra la pasión y la visión.

Cadillac, icono del lujo automotriz, reinventa sus 112 años de historia con su arriesgada filosofía Dare Greatly, la cual celebra el empuje que le ha llevado a revolucionar el sector automovilístico de alta gama con premiadas creaciones que han superado estándares y que lo han llevado a producir el vehículo más veloz de su segmento, alcanzando de 0 a 100 km/h en 3.7 segundos: CTS V-Series. Ahora, Cadillac escribe su futuro con una sofisticada manera de atreverse a más: ha salido ya de Detroit, epicentro de la industria del motor, para marcar el futuro del sector automotriz de lujo desde Soho, el corazón creativo neoyorkino.

En su nueva sede, comprueba que la grandeza es un privilegio para aquellos que se atreven, como Steve Wozniak, quien revolucionó la industria de la tecnología, o la de Jason Wu, quien saltó del mundo alternativo a vestir a figuras de la talla de Michelle Obama. Con Dare Greatly, Cadillac demuestra que más que una marca de autos, es una firma de lujo.

Jason Wu y Steve Wozniak: mentes desafiantes

¿Qué tienen en común un tecnólogo de 65 años y un diseñador de modas de 33 años? Ambos encarnan la filosofía Dare Greatly. Wu se aventuró a lanzar su firma homónima sin experiencia previa en el sector de modas. Wozniak, por su parte, redefinió la industria de la tecnología al inventar la
computadora personal.