Borrón y cuenta nueva: Spider-Man no es el mismo de antes

Te presentamos varias razones para ver (a partir de esta noche) la nueva entrega de Peter Parker.

Etiquetas:

El Hombre Araña ha regresado a casa. La nueva entrega del adolescente y arácnido héroe —ya como parte del universo cinematográfico de Marvel—, revitaliza al personaje y nos regala algunos de los mejores momentos del cine de superhéroes. No, Spider-Man: Homecoming no es lo que esperábamos, pero saben qué, mejor, porque rompe con las anteriores entregas que ya comenzaban a desgastar al personaje. Razones para ver a nuestro trepamuros favorito en acción sobran, pero te dejamos con algunas que no podrás refutar.

Adiós Tobey y Andrew, hola Tom
Es el Spider-Man más joven del cine y su interpretación de un Peter Parker de tan solo 15 años es más entrañable que la de Tobey Maguire y Andrew Garfield. ¿Las razones? Tom Holland aterrizó en una historia donde el héroe —basado más en el universo Ultimate de los cómics que en los cómics clásicos—, retoma esos elementos que le faltaban a los anteriores personajes: el humor y la inocencia. Los Spider-Men de Tobey y Andrew se tomaban mucho en serio, eran más adultos y por lo tanto, más pretenciosos.

Su acertada combinación de cine juvenil con película de acción

Algunos críticos han señalado que la película es una afortunada colisión entre los mundos de John Hughes (el artífice de clásicos ochenteros de juventud en éxtasis como Pretty in Pink o The Breakfast Club) y el mejor cine de superhéroes que nos ha invadido los últimos años. La aseveración es una exageración, pero eso no le quita el mérito a Spider-Man: Homecoming; su guión nos recuerda el estilo del cine clásico para adolescentes (¡extrañamos a Corey Haim!), pero además contiene los suficientes elementos heroicos para encajar dentro del universo donde Avengers e Iron Man han hecho historia.

Tobey Maguire

Marisa Tomei
Pocos seres humanos de género masculino se pueden resistir a una película donde salga Marisa Tomei. Si bien muchos nos asustamos cuando anunciaron que haría el papel de la Tía May (en los cómics la susodicha siempre ha sido una venerable anciana canosa) y no Black Cat o alguna heroína sexy en mallas, al final acabamos entusiasmados cual George Constanza (hay que darle una revisada al episodio de Seinfeld donde Marisa y él tienen una cita) con la participación de la actriz en la película. A las mujeres igual les debe caer muy bien porque en la película, la Tía May modelo 2017, es algo así como una feminista y humanista (esto según una teoría de la misma Marisa).

Su interacción con las otras películas de Marvel

La presentación de Tom Holland como Spidey (como le dicen de cariño en el cómic) ya se había dado en la anterior película de Marvel Capitán América: Civil War. Esta nueva entrega solo viene a reafirmar que el personaje ya es parte integral de la saga y seguramente será un habitual en las próximas entregas.

No es la misma historia de siempre
¿Estás cansado de ver el mismo cuento de toda la vida cada vez que deciden relanzar la historia de Spider-Man? Pues está vez no será necesario, ya que la trama se desarrolla posteriormente a que el héroe descubriera que obtuvo poderes arácnidos. Lo lamentamos, fans de “la araña radiactiva que muerde a Peter Parker en una laboratorio”, esa historia ya la vimos tantas veces que es de agradecerse que estemos en otro punto de la vida del personaje. Además, para quienes también estábamos hartos de los Osborn (y de la cara de compungido de James Franco como el Duende Verde), ni en esta ni en las anunciadas secuelas sabremos de ellos.
 

Tom Holland y Marisa Tomei

Michael Keaton: Un gran villano
Michael Keaton destaca como El Buitre, uno de los villanos más emblemáticos del cómic, que injustamente nunca había aparecido en ninguna de las películas de Spider-Man. Keaton, quien ya ha sido Batman en los ochenta y recientemente el atormentado Birdman en la película de Iñárritu, brilla en el maligno papel (que tampoco tiene que ver con el del cómic, donde es un anciano enigmático con cara de pájaro).

keaton

La química entre Iron Man y Spider-Man
Ya los habíamos visto juntos en el debut del personaje arácnido en el universo Marvel, pero no te emociones mucho si eres fan de Iron Man, porque sus mejores escenas vienen en los trailers que ya vimos y, obviamente, no íbamos a tener tanto de Tony Stark en una película individual de Spider-Man. 

Robert Downey Jr. y Tom Holland

Borrón y cuenta nueva
Jon Watts, el director, decidió no mirar atrás (¡Seis películas de El Hombre Araña en menos de 15 años! Y eso sin contar la serie de TV de los años setenta, que era un fiasco) y creó al personaje desde cero sin dejarse influir por las antecesoras de acción real. Si en las anteriores películas el factor romance era determinante, en esta nueva entrega la acción y el humor que tradicionalmente impregnan las páginas del cómic (donde es común ver a un Spider-Man burlón y parlanchín que incluso bromea con los villanos cuando los golpea) son trasladados efectivamente a la pantalla. Claro, que el romance juvenil ahí está, pero de manera más —digamos— geek, y menos existencialista que en las anteriores películas (sobre todo la protagonizada por Maguire). En lo que sí ha sido criticado el director es en su rara elección del actor que encarna a Flash Thompson, por que en el cómic el personaje es radicalmente opuesto al que vemos en la pantalla (el actor incluso ha sido amenazado de muerte por ese motivo…así se las gastan los “fans from hell”). Spider-Man ha vuelto, y en mejor forma de lo que esperábamos. 

set