Bernie Sanders, el candidato que podría desvanecer el sueño de Hillary Clinton

El senador demócrata ha ido de menos a más, en la pasada contienda en Iowa él empató con la exprimera dama, ¿será que logre superarla?

Hay un hombre cuyo nombre suena relativamente nuevo, pero cada vez toma mayor relevancia en la carrera presidencial de Estados Unidos; él es Bernie Sanders, un senador demócrata que en la pasada contienda en Iowa (una de las más importantes) logró un empate técnico con Hillary Clinton, quien hasta ahora parecía inalcanzable.

A este hombre de 74 años y ascendencia judía nadie lo concebía como “un peligro” hace ocho meses, es senador junior (o novato) por el estado de Vermont, y aunque es parte del partido demócrata desde 2015, su carrera como candidato independiente ha sido merecedora de un récord en la historia del Congreso de EUA.

Y así como otros precandidatos presidenciales, Sanders lucía como otro más, hasta que en el Caucus de Iowa (el primer evento importante en la carrera presidencial de Estados Unidos que además es súper mediático) logró un 49.5% de apoyo contra el 49.9% de apoyo para Hillary Clinton, el resultado más cerrado en la historia de esta contienda.

Así, Sanders, que comenzó su campaña apenas el pasado 26 de mayo de 2015 (periodo corto si se compara con que Clinton ha estado casi en campaña permanente desde que dejó el cargo de secretaria de Estado), ha puesto a temblar a una candidata que vislumbraba un camino despejado hacia ser la representante demócrata.

No sería la primera vez que Hillary Clinton se ve amenazada por un político que llegue de atrás y no solo la alcance, sino que pueda rebasarla en las elecciones del partido. Ya sucedió en 2007 con Barack Obama, a quien superaba ampliamente en los sondeos y, al final, “el cambio” del entonces senador por Illinois fulminó a “la experiencia” de la exprimeradama.

Los números también dudan

Aunque en la mayoría de las encuestas y sondeos Clinton es la favorita, ya han surgido estudios que dan como ganador a Sanders. El 3 de diciembre de 2015, una encuesta de la Universidad de Quinnipiac mostró al neoyorkino como el candidato más elegible a la presidencia contra los principales candidatos republicanos e incluso por encima de Hillary Clinton.

También en la encuesta de los lectores para elegir a la Persona del año 2015, organizada por la revista Time, Sanders ganó con 10.2% de los votos, a él le siguió Malala Yousafzai, la premio Nobel de la Paz, quien obtuvo el 5.2% del total de votos. A ellos le siguieron el papa Francisco, Barack Obama y después Hillary Clinton con un 1.4%; Donald Trump apareció ahí con un 1.8%. Sin embargo, Sanders fue excluido de la lista de finalistas, seleccionada por los editores de la revista.

Y aunque Clinton goza de gran aceptación entre los seguidores demócratas, cada vez son más los que se suman o se cambian de bando del lado Sanders. Un fenómeno especial han sido los jóvenes, que reconocen sus ideas progresistas que no comenzaron con su campaña hacia la presidencia, sino que lleva años ejecutándolas.

Un candidato diferente
Bernie Sanders comenzó su carrera política en 1971, en ese entonces era miembro del Partido Unión de la Libertad, pero tras más de 45 años de estar en este ajo, él ha permanecido más tiempo como candidato independiente que como afiliado a algún partido, y así ha logrado ser senador y alcalde (reelecto tres veces).

Entre los rasgos o características de su estilo de vida que lo dejan ver como un político distinto podrían enlistarse estas:

- Aunque es judío, se declara un hombre “no religioso” (aspecto básico en un candidato en EUA, donde la religión es muy importante). Admira al papa Francisco pero como líder de la Iglesia Católica y por ser un hombre que planea asuntos profundos e importantes, que es “listo y valiente”.

- En 1963, participó en la famosa Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad, donde Martin Luther King Jr. pronunció su histórico discurso "I have a dream (Yo tengo un sueño)".

- En 1987, la revista U.S. News & World Report lo clasificó como uno de los mejores alcaldes de Estados Unidos.

- A lo largo de su carrera se ha mantenido con una postura crítica hacia la política exterior de EUA, de hecho, fue opositor de la Guerra de Irak cuando esta aún se vislumbraba.

- Se ha manifestado en contra de injusticias en su país, como la desigualdad de ingresos, la asistencia universal de salud, la ausencia laboral por maternidad, el cambio climático, los derechos LGBT, hacia la discriminación racial (con énfasis en justicia criminal), los derechos civiles y la reforma al financiamiento de campañas políticas (de hecho, él no aceptó financiamientos que no fuesen ciudadanos).

- La historia de acoso a sus familiares judíos lo marcaron. Él ha aceptado que se interesó en la política desde una edad muy temprana por una simple razón: “Un tipo llamado Adolf Hitler ganó una elección en 1932... Y 50 millones de personas murieron como resultado... Lo que aprendí desde muy pequeño es que la política es, de hecho, muy importante”.

- Es un poco obstinado. El 10 de diciembre del 2010, Sanders dio un discurso de más de 8 horas contra la Ley para el alivio de impuestos, la reautorización del seguro de desempleo y la creación de empleos en ese año. No sabemos si alguien lo escuchó todo ese tiempo, pero el discurso se hizo un libro que se vendió bien y cuyas regalías fueron donadas a organizaciones caritativas.

Con todo lo anterior, otra vez, estas elecciones en el partido demócrata en EUA ponen pautas para “una primera vez”: si gana Clinton, sería la primera presidenta; si gana Sanders, sería el hombre más longevo en llegar a la Casa Blanca. La moneda sigue en el aire y en el próximo enfrentamiento con los republicanos.