Obama recibe a Trump, el encuentro que muchos no creían ver

¿Qué se pueden decir dos hombres tan opuestos? En la política, el ser correcto obliga a muchas cosas, como en esta reunión insólita.

Empieza la cuenta regresiva para que Barack Obama deje la Casa Blanca y, a 72 días de entregar la presidencia, recibió en el mítico Despacho Oval a Donald Trump, el recién electo presidente de los Estados Unidos.

La madrugada del miércoles 9 de noviembre, Obama hizo esa llamada que se debe hacer por compromiso y como una atención con el sucesor; aunque era evidente su apoyo a Hillary Clinton y su antipatía por el republicano, al saberlo ganador, lo felicitó por la victoria y ahí mismo acordó verlo este jueves en la residencia de Washington DC.

Y así fue, esta mañana el republicano llegó puntual a la cita rodeado de escoltas y agentes del servicio secreto. A diferencia de otras reuniones entre el presidente en turno y el electo, ahora no hubo esa foto amistosa donde incluso las esposas de los políticos posan para el retrato.

Mientras Trump y Obama hablan en el despacho, Michelle y Melania hicieron un recorrido por la Casa Blanca. Adentro de la residencia, decenas de fotógrafos y periodistas en esperaron las declaraciones de los políticos, afuera, decenas de manifestantes lanzaron consignas en contra de Donald Trump. La reunión se pensaba breve, pero terminó tras 90 minutos.

Cada uno sentado en una silla, con un medio metro de separación entre sí, se dieron la mano. Es la primera vez que ellos se encuentran y, por lo tanto, la primera que hablan como lo hicieron en esta ocasión. Muchos —incluyendo a Obama— no se imaginaban presenciar esta escena.

No hubo discurso por parte de ninguno de los dos ni concedieron una rueda de prensa, pero periodistas que estuvieron presentes relatan que fue un encuentro formal, cordial, donde no se trataba de resolver sus diferencias, “ni tampoco lo han intentado”, dijo Josh Earnest, secretario de prensa de Obama. “No se trataba de eso. El objetivo era conocerse y hablar sobre la transición de poder en la Casa Blanca", agregó.

Entre los tópicos que ya se conocen sobre la reunión está que Obama quiere que haya conciliación: "Mi prioridad número uno en los próximos dos meses es facilitar que la transición del presidente electo sea exitosa", dijo, y añadió: "Si tú tienes éxito, el país lo tendrá también".

Al salir del despacho, Trump dijo a la prensa: "Hablamos sobre muchas situaciones, algunas maravillosas y otras muy difíciles", y aceptó sentirse honrado por haber podido platicar con el presidente. Por su parte, Obama reconoció que mantuvieron una “excelente conversación”.

A partir del 20 de enero, Donald Trump al lado de su esposa Melania y sus hijos, ocuparán las habitaciones de la Casa Blanca.