Los relatos de Tupac son lo último en la tendencia de crímenes verdaderos

Hollywood indaga en la vida del rapero asesinado, siguiendo la abundancia de proyectos como el de O.J. Simpson y JonBenét Ramsey.

Veintiún años después de su muerte, Tupac no ha abandonado su reino sobre el imaginario americano. El icónico rapero, quien cuenta en sus éxitos con "California Love" y "Keep Ya Head Up", durante su corto, pero meteórico ascenso a principios de los 90, ha sido un fetiche de la cultura pop desde su violenta muerte en 1996. El rapero fue disparado y asesinado durante un tiroteo en Las Vegas cuando apenas tenía 25 años. El asesinato quedó sin resolver, y durante décadas sus fanáticos han debatido la identidad del asesino y han ofrecido teorías de conspiración, como que Tupac está de parranda, vivito y coleando, en Cuba. Este año, el aniversario número 21 de su muerte, marca un nivel sin precedentes en el interés de la vida de Tupac, y con ello han surgido múltiples proyectos televisivos y fílmicos para honrar y explorar el legado del artista.

USA, la cadena de televisión, decidió tomar el tema desde una perspectiva más sombría con una nueva serie intitulada Unsolved: The Murders of Tupac and the Notorious B.I.G., de acuerdo con Deadline. Wavyy Jonez interpretará a Biggie mientras que Marcc Rose interpretará a Pac. El difunto Biggie también fue asesinado en un tiroteo en los 90, y su asesino tampoco fue capturado. La serie dramática es la nueva propuesta en este ciclo contemporáneo de obsesión por el crimen verdadero, en especial los asesinatos sin resolver. FX lideró el año pasado esta tendencia de dramas espectaculares cuando encargó a Ryan Murphy una versión dramatizada del juicio de O.J. Simpson, llamado The People v. O.J. Simpson: American Crime Story, el cual ganó varios premios Emmy. La serie no fue el único proyecto privilegiado con la exploración del cuento del juicio de Simpson; Ezra Edelman, el director, ganó un premio Óscar el año pasado con su documental seriado O.J.: Made in America, el cual exploró la vida y los crímenes de la ex estrella de futbol, quien sería acusado y después absuelto de asesinar a su esposa, Nicole Brown Simpson, y a su amigo Ron Goldman.

Sin embargo, no todos los intentos de darle un tinte de prestigio a los crímenes verdaderos y sin resolver han tenido éxito en la cacería de premios. El año pasado fue marcado por una explosión de proyectos sobre JonBenét Ramsey en CBS, Netflix y Lifetime. El proyecto de la CBS, The Case of: JonBenét Ramsey, provocó una serie de reacciones negativas después de teorizar que el hermano de Ramsey, Burke, era el responsable de su asesinato. Burke de inmediato metió una demanda por difamación de $150 millones de dólares en contra de la cadena, lo cual sirvió de ejemplo para que cualquier otra cadena dejara de resolver lo que no tiene respuesta, incluso cuando la falta de respuestas es una queja común con este tipo de historias. (Nunca olvidemos lo aprendido con la primera temporada de Serial.)

Como el proyecto de Tupac-Biggie es una serie dramática, no es muy probable que esté bajo cierto escrutinio legal (aunque, francamente, han demandado a gente por mucho menos). La serie pisa los talones de otros proyectos sobre Tupac, incluyendo una biografía llamada All Eyez on Me, y un documental autorizado dirigido por el cineasta, ganador del Óscar, Steve MacQueen; este último, de los proyectos surgidos por el renacimiento de Tupac, es el más propenso de ganarse elogios similares al Made in America o el American Crime Story. Quizás, para estar seguros, MacQueen debería incluir la palabra "América" en su título.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.