5 argumentos de mujeres que siguen defendiendo a Donald Trump

A estas alturas ya sólo una minoría femenina se mantiene del lado del candidato republicano, aunque a muchos les parezca increíble, estas son sus razones.

A menos de un mes de las elecciones a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump no deja espacio para el aburrimiento. Primero, su inconfundible voz se hizo viral en un video de 2005 diciendo que, por ser una celebridad, puede agarrar a las mujeres por sus genitales, besarlas y hacerles cualquier cosa. Después, una grabación de 2004 reveló al magnate comentando con el periodista Howard Stern que su hija Ivanka, de entonces 23 años, es “un pedazo de c…”, mientras que en otra entrevista con el mismo reportero confiesa que se aprovechaba de ser el dueño de Miss Universo para espiar a las concursantes desnudas.

Ni hablar de las tres mujeres que, motivadas por estos escándalos, salieron a la luz en los últimos días para decirle al mundo que fueron abusadas sexualmente por Trump. Dos de ellas, Jessica Leeds y Rachel Crooks, se lo contaron el miércoles al periódico New York Times.

Leeds, de hoy 74 años, dice que lo vivió en un avión en los 80’s, cuando la aerolínea la sentó al lado del magnate. Según ella el empresario alzó su brazo, le toco los senos e intentó meter sus manos debajo de su falda. Por su parte, Rachel Crooks contó la vez en que vio por primera vez a Donald, cuando trabajaba como recepcionista para él, en 2005. Dice que fue una introducción poco convencional, en la que el republicano la besó en la boca directamente. Y luego está Mindy McGilllivray, la mujer que le contó al diario Palm Beach Post que el magnate le agarró el trasero en un concierto de Ray Charles en 2003, mientras ella asistía al fotógrafo Ked Davidoff. La reportera Natasha Stoynoff de la revista People confesó uno de los ataques más perturbadores, que habría sucedido mientras Melania, esposa de Trump, se encontraba en una habitación contigua.

Y aunque no es la primera vez que el empresario se expresa ofensivamente de las mujeres, hasta sus compañeros de partido opinan que en esta ocasión se pasó de la raya. Según una encuesta reciente del instituto de investigación PRRI en conjunto con el periódico The Atlantic, 61% de las votantes del género femenino prefieren ahora a Hillary Clinton, mientras que 28% votarían por Trump.

A pesar de ser minoría, sus seguidoras lo apoyan contra viento y marea. Prueba de ello es la campaña que lanzaron en Twitter con el hashtag #WomanWhoVoteTrump (mujeres que votan por Trump). Una de ellas es la usuaria Megan Duncan, quien publicó este viernes: “(las que votamos por Trump) somos mujeres fuertes que luchan contra la conformidad y siguen sus principios. Resistan, chicas, voten!!”. Para algunos, la posición de estas mujeres es difícil de entender. ¿Qué razones tienen para seguir tras el magnate?

1. “Donald es un hombre nuevo”

Algunas se excusan en que el video, las grabaciones y las acusaciones hacia Trump datan de hace más de 10 años, cuando el republicano era una persona distinta. En un artículo compartido más de 189,000 veces, la republicana Keely Sharp resumió el sentimiento de muchas de sus seguidoras: “Hace 11 años nuestros smartphones eran Blackberries, la medicina alternativa era un mito y solo los estudiantes de Harvard tenían Facebook”, comentó. “Serías totalmente irracional si me dices con sinceridad que la gente no cambia en 11 años”. El argumento lo usó Trump en el último debate contra Hilton, en donde reconoció que estuvo mal referirse de las mujeres como lo hizo en el video, pero aclaró que la campaña y la vida lo habían convertido en alguien nuevo, con mucho respeto hacia las del género opuesto.

2.“Es solo un hombre en un espacio de hombres”

Otra de las excusas que utiliza el republicano para excusarse por el escandaloso video, es que los comentarios que hizo fueron similares a los que se intercambian entre hombres en el “locker room” de un gimnasio. Y aunque famosos deportistas como Robbie Rogers y Sean Doolittle han salido a decir que eso no se dice en ningún gimnasio, las seguidoras de Trump creen que tiene razón. Dicen que han escuchado a sus padres y a sus hermanos decir cosas mucho peores de las mujeres y que, aunque no les gusta escuchar ese tipo de insultos, es un mundo de hombres en el que esas ofensas son “normales”. Opinan también que esas ofensas las dijo cuando sólo era una empresario, no participaba de la política y no tenía la misma responsabilidad para con sus ciudadanos. Y así, como si no fuera gran cosa, lo hizo parecer el magnate cuando después de que el video se hiciera público: “No estoy orgulloso de mis comentarios de casillero. Pero este mundo tiene problemas serios. Necesitamos líderes serios”, twitteó.

3. Cualquiera antes que Hillary

Para muchas seguidoras de Trump, lo único más fuerte que su apoyo al candidato republicano es su desprecio por Hillary Clinton. La percepción de poco honesta y manipuladora que tiene la candidata entre ciertos círculos de estadounidenses- incluso entre algunos demócratas- hace que un gran número de mujeres prefiera al magnate, con todo y sus actitudes machistas, a tener a la exprimera dama como presidenta. Y como no hay ningún otro partido con posibilidades de ganar las elecciones, su voto es para Trump. Tampoco hay que olvidar que en Estados Unidos el sentimiento de los ciudadanos por el partido de su elección es muy fuerte, a veces hereditario y casi imposible de cambiar. En una encuesta de abril del diario Huffington Post con YouGov, 76% de los republicanos aseguraron que el peor candidato republicano a la presidencia era mejor que un candidato demócrata. Muchas mujeres comparten esta posición.

4. Mujeres contra el aborto

Muchas de las que votarán por Trump son mujeres conservadoras y religiosas; católicas, evangélicas y cristianas. Y aunque el famoso y reciente video mostró a Trump diciendo que trató de tener sexo con una mujer que estaba casada, algunas de estas devotas se mantienen fieles al magnate. Esto en gran parte porque su temor más grande es la legalización del aborto en el país, algo que el partido demócrata apoya abiertamente, y que el republicano ha rechazado históricamente. Sandra Davis, una californiana de 66 años con un máster en divinidad, le dijo a la revista Político que teme que la libertad religiosa esté en peligro en manos de Hillary. Añadió que quiere a un presidente que proteja a los que aún no han nacido y que valore sus principios cristianos, lo cual Trump aseguró que hará.

5. Sus hijas son prueba de que respeta a las mujeres

También hay republicanas más liberales, conscientes de las ofensas de Trump hacia la mujer son criticables e incorrectas. Pero en su opinión, las acciones valen más que las palabras- algo que el candidato repitió en el último debate en varias ocasiones, acusando a Hillary de hablar ‘bonito’ sin demostrar nada con hechos. Para estas seguidoras, la forma en que ha educado el republicano a sus hijas Ivanka y Tiffany dicen mucho de su respeto hacia las mujeres. Hillary ayudó a darle credibilidad a este sentimiento cuando dijo en el debate más reciente, después de que le pidieran mencionar algo positivo sobre su oponente: “Respeto a sus hijos. Son increíblemente capaces y leales y creo que eso dice mucho sobre Donald y es algo que respeto”.

Aunque el barco parezca hundirse, ¿estará todo perdido para el candidato multimillonario?