Mujevi, el proyecto mexicano para empoderar mujeres

Conoce más sobre esta ONG que busca empoderar a las mujeres y prevenir, detectar y erradicar la violencia de género.

Entre nosotras solemos criticarnos y vernos como enemigas personales y profesionales. Preferimos trabajar con hombres porque, culturalmente, son más prácticos y menos conflictivos. De ahí el dicho: “Mujeres ni juntas ni difuntas”.

Para enterrar mitos, la psicóloga mexicana Mildred Michelena creó hace cinco años Mujevi, una ONG que empodera mujeres. A través de talleres y terapias, mujeres de 20 a 50 años se reconocen más seguras de sus habilidades y capacidades, y trabajan en “sororidad”. Esto es, hermandad entre mujeres.

“Es un poco derribar la creencia de que las mujeres somos competencia. Creemos que juntas somos más fuertes, que podemos ser leales entre nosotras y avanzar más rápido”, dice Mildred Michelena. Para ello, los temas que más trabajan son la autoestima, el manejo de las emociones, la asertividad y empatía.

Mildred es especialista en perspectiva de género, diplomada en violencia familiar y actualmente cursa la maestría en emprendimiento social. Descubrió su interés por las causas sociales desde hace unos años y desde entonces dedica su tiempo completo a ellas, apasionada con vivir libre de estereotipos.

En una sociedad machista

“Empecé la ONG con una amiga muy cerca de Ecatepec, zona importante de feminicidios”, nos cuenta. “En el Estado de México desaparecen o matan a una mujer cada 7 minutos. Del 2012 para acá hay 29 mil muertos en México. Las mujeres necesitan empoderarse, para prevenir la violencia en una sociedad tan machista, pero sin colocarlas como víctimas”, agrega.

Por eso, su ONG Mujevi busca que las mujeres se cuestionen cómo están viviendo, si lo que hacen es porque se lo dijeron o porque lo quieren hacer. ¿Eres mamá porque lo quisiste de verdad o porque era lo que, supuestamente, te correspondía como mujer? ¿Sabes manejar bien tus finanzas? Se trata de quitar algunas creencias que tenemos.

Un ejemplo son los estereotipos que surgen en la diferencia entre género y sexo. La idea de que el hombre es fuerte y la mujer es débil, que él es el proveedor y la mujer tiene que estar en la casa haciendo un trabajo doméstico no remunerado socialmente.

“Las mujeres se venden como un producto y les es más difícil ascender a los puestos directivos. Solo el 7% lo lograran. Es decir, una de cada diez mujeres”, enfatiza la Mildred Michelena, Directora General de Mujevi. De ahí que el programa que aplican tenga ese trabajo de empoderamiento que contribuya a que la mujer escale peldaños en sus trabajos, pero sobre todo que inicien sus propios negocios y emprendimientos.

Cómo olvidar el acoso callejero. Al respecto, ella nos cuenta que el próximo mes Mujevi lanzará una aplicación desde el celular que activará una alarma en caso de acoso callejero a mujeres, donde serán ellas las que se defenderán si una está cerca a la otra. “Esto va a incentivar el empoderamiento entre mujeres”, asegura.