Guía para sobrevivir a la primavera

Unos sencillos pasos para que la estación más cursi del año pase ligera como el viento.

Etiquetas:

La primavera llegó, es tiempo de dejar las bufandas y el pesimismo en un cajón, ¡abre la ventana…! ¿o es que tienes alergia? Acá una guía para sobrevivir a la estación más cursi del año.

No te hagas muchas expectativas

Está bien que seas una persona empedernidamente romántica, pero asume que la primavera es sólo una estación más. No te hagas la ilusión de que vas a salir a la calle y encontrarás a la gente soplando dientes de león y caminando como en un musical de Broadway, con un arcoíris de fondo y las aves trinando. Y no, no todas las chicas se convierten en Amélie Poulain en automático solo por que el calendario diga que ya es 21 de marzo.

No abuses del sol.…
O el sol abusará de ti. En las caricaturas nos dibujan a un sol sonriente y amable, pero el también cursimente conocido como “astro rey” (por los villamelones, que también cunden como plaga esta temporada), puede ser tan inocente como el de los Teletubbies o tan temible como el sol enojado que persigue a Mario en Super Mario Bros. 3. Científicamente comprobado, la mayor incidencia de sol que se produce en estos días provoca una sensación de felicidad intensa sobre nuestros primaverales organismos. Pero no te pases, gracias a que sigues usando aerosoles desalmadamente, la capa de ozono ya parece un colador y el exceso de rayos solares que se filtran puede ser fatal.

Ármate un buen soundtrack
Deja atrás tus canciones deprimentes de Lana de Rey, Johnny Cash o The XX, guarda esos discos y sácalos en el otoño. Hay música más ad hoc a la temporada…¿qué tal “Maldita Primavera” de Yuri sonando a todo lo que da en las bocinas del estéreo de tu auto? Bueno, pensándolo bien y ya que imaginamos la escena no nos hagas caso, mejor escucha lo que quieras.

Aléjate de los équidos
Cebras, caballos, ponys… pero sobre todo, de los burros. Dicen las malas lenguas que suelen tener comportamientos raros en la primavera.


Hidrátate y aliméntate bien
El calor puede hacer que acabes con la lengua de fuera permanentemente como Miley Cyrus y que la piel se te ponga como si fueras personaje de película de Guillermo del Toro. Nada mejor que tomar agua constantemente y comer cosas saludables. Pero cuidado, en esta temporada se incrementan ciertas enfermedades provocadas por el aumento de la temperatura y la mayor rapidez como que se degradan los alimentos. Traducido: esos camarones tienen más probabilidades de convertirse en una bomba molotov letal en tu estomago en esta temporada que en cualquier otra.
 

No todo lo que brilla es felicidad
Tus ojos tan brillantes bien pueden ser porque estás radiante por la hermosa primavera que te está tocando vivir. Pero lo más seguro es que tengas una endiablada conjuntivitis primaveral, ya que durante la temporada hay más polvo en el ambiente, y el aire que te pega en el rostro (y que según tú te hace ver como en una película romántica) contiene más contaminantes, entre polen, ácaros y el virus de la varicela que igual está más potente en estos días. Además, si tienes asma, cuidado, se pone peor la cosa si te expones al mundo. ¿Alguien dijo que la primavera era todo felicidad? En invierno al menos te cubres y te proteges, pero esta estación hace que te confíes y te da una primaveral puñalada por la espalda.



La primavera suele ser traicionera (o cómo lo que haces en primavera se te regresa en invierno)
Las infidelidades provocadas por los romances de ocasión aumentan en esta temporada y todo porque las endorfinas y las feromonas igual se han enterado que es primavera y se desatan organizando fiestas bastante salvajes en tu organismo y el de tus semejantes. Por lo general todo termina en situaciones de las que en verano apenas si te acuerdas, en otoño ya empiezas a tener remordimientos y cuando llega el invierno, o bien ya tienes un hijo producto de esa efervescencia primaveral o una demanda judicial por seguir stalkeando a aquel romance de finales de marzo.

La depresión primaveral
Kurt Cobain se suicidó un 8 de abril. Ian Curtis de Joy Division en mayo…¿Es la alegría otra publicidad engañosa de los tipos de relaciones públicas de la oficina de la primavera? No te queremos sugestionar, pero en estos días se incrementan la depresión y los suicidios. Se llama astenia primaveral y no hay vacuna.

¿Ves? Una de dos, o de plano guardas bajo llave tus discos de Dead Can Dance y Nick Cave (y los de Nirvana por pura precaución) y mejor te pones a escuchar 15 veces seguidas “La Vida es un Carnaval” de Celia Cruz o tendrás que sacar una cita con el psicólogo. Estar deprimido en primavera es una paradoja contagiosa.

La bancarrota primaveral
Las marcas saben que estás con ánimo festivo y dispuesto a gastar, por eso sus campañas publicitarias están enfocadas a idealizar la temporada. ¿Por qué decepcionarlos? Mucho les ha de haber costado grabar el comercial perfecto con esa pareja corriendo entre un campo de girasoles tomando una refresco mientras el sol primaveral cae sobre sus alegres rostros.

Gastemos y paguemos las consecuencias hasta el año siguiente, siempre hay posibilidades de una próxima “primavera árabe” a la mexicana en la que podrías desahogarte un poco y protestar contra el capitalismo tuiteando desde tu teléfono nuevo. Además, con el cambio de horario (le dicen “de verano”) que te robará una hora de sueño, el 3 de abril seguro andarás un poco más dormido que de costumbre y no te darás cuenta que estás comprando compulsivamente todo lo que te venden para que esta primavera, pase ligera y seas un poco más feliz.

Simplemente disfruta que ya se fue el invierno

Con estos consejos y unos buenos lentes oscuros (con protector de rayos UV), estarás listo para que enfrentarte a la primavera y sus clichés.

Más Notas
Lo que siempre quisiste saber de la playa y no te atreviste a preguntar
Luce como una celebridad en la playa