Guía de usos y buenas costumbres para el nuevo reglamento de tránsito

Olvídate de maquillarte, cantar, tocar el claxon o usar Tinder mientras manejas en la Ciudad de México.

Etiquetas:

Hoy entró en vigor el nuevo reglamento de tránsito de la Ciudad de México anunciado desde el pasado 15 de agosto. En una ciudad tan caótica, en la que predominan los automóviles y los capitalinos se han hecho fama de manejar sin límites a la “Viva México”, lo que pretende ser una útil y necesaria guía para mejorar la circulación vial, se ha convertido en objeto de debate público, principalmente por las exorbitantes infracciones que comprende. Aquí algunas de ellas:


1. Ni que fuera vuvuzela
Tocar el claxón como energúmeno en plena competencia de Jeopardy ya no está permitido, a menos que debas alertar a alguien distraído o en situación de riesgo. En caso de extrema desesperación o frustración porque se te hizo tarde, hubo un choque, la persona de adelante no se mueve u obstruye la vialidad… Respira, cuenta hasta 10 y saca del maletero la pelotita anti estrés que te ganaste en la rifa de la oficina, de lo contrario tendrás que pagar una multa de entre 349 y 699 pesos.

2. Tómate tu tiempo
No superar los 80 km por hora en vías controladas y los 50 km por hora en vías primarias será una de las reglas más fáciles de cumplir, pues ya sea en horas pico –o no–, viernes de quincena, inicio de nuevo ciclo escolar, fin de mes o días de manifestaciones, rara es la ocasión en la que se avanza a más de 30km/h. En caso de que tu Checo Pérez interior no pueda ser domado y superes los límites establecidos, la sanción oscilará entre los 600 y mil 399 pesos.

3. No más “Free Falling
Olvídate de sentirte Jerry Maguire y cantar a todo volumen mientras conduces. El ruido excesivo ocasionado por tu reproductor de música, aunado a tu antimelódica voz, está penalizado. Claro, esto no aplica si eres, por ejemplo, Adele.

4. El peatón siempre tiene la razón
No importa que el transeúnte desconozca la existencia de los cruces o puentes peatonales, que los sienta lejanos de su ubicación o sencillamente no los considere útiles y decida atravesarse por donde se le dé la gana. Él siempre tendrá la máxima prioridad. Si llegaras a atropellarlo, aunque sea a rozarlo, tiene el derecho de exigir que te remitan al Juzgado Cívico, y eso suena a un pésimo plan para pasar Navidad... o cualquier otro día del año.

5. Carcacha, paso a pasito…
¡No más mecates! Adiós a los buenos samaritanos que ayudaban a remolcar a aquellos coches viejos que se quedaban parados en las vías públicas. Ahora tendrán que unirse a las afectaciones regulares y esperar a que llegue una grúa como cualquier otro ciudadano con seguro.

6. Las dos manos al volante... todo el tiempo
Aunque te sientas muy audaz o domines el volante con una mano, se te exigen ambas. Y más vale que tu GPS cuente con asistente de voz, pues mirar la pantalla se considera una distracción, lo que significa que se terminó el tindereo on the road y los concietos a cappella que solías grabar en Snapchat.

¿Sombra aquí y sombra allá? Maquíllate, maquíllate ¡pero antes de salir de casa! Mismo caso para el desayuno.

7. “Echar lámina” ya es legal
"No circular entre carriles, salvo cuando el tránsito vehicular se encuentre detenido". Este movimiento ya es dominado por la mayoría de los capitalinos. Invadir la mitad de los carriles es una acción atinada porque, en vista del fracaso del uso de las direccionales, “echar lámina” es la única opción. Ahora solo se hace de manera más civilizada.

Si aún no dominas el nuevo reglamento descarga la App Mi Policía en tu móvil y consulta todos los cambios, pero por favor, no lo hagas dentro del auto.