10 normas de clase y urbanidad para superar la depresión postvacacional

Ya es 1 de septiembre. ¿POR QUÉ?

Etiquetas:

,

Al acabar el asueto estival algunos seres humanos de los que viven en sociedades conocidas como “avanzadas” sufren un síndrome conocido como “depresión postvacacional” y tú eres de esos. De hecho, leernos en el trabajo en lugar de afanarte en tu tarea puede ser uno de los síntomas del malestar general y la falta de concentración que acusa el depresivo postvacacional. Comprendemos tu padecimiento pero haz el favor de espabilarte y no perder la compostura en la oficina, el supermercado o el hogar. Te proponemos 10 normas de clase y urbanidad para lograrlo.

1. SÉ OPTIMISTA
Y piensa que tienes un trabajo, un súper y un hogar al que volver. Si la sola invocación de este pensamiento te produce dolor psíquico ni se te ocurra ser optimista: respira hondo y sigue leyendo hasta que hallemos una solución mejor.

2. COMPRA ROPA DE OTOÑO
Todo el mundo sabe que el consumismo fomenta ese vano bienestar inmediato que ya perseguiste en vacaciones y se supone que estás teniendo un problema adaptativo así que ¡gasta sin control! Ten en cuenta que, además, el dispendio también te recordará mucho al verano y se trata de ir poco a poco en estos cambios.

3. COMPRA UNA LÁMPARA DE RAYOS UVA
Partiendo del razonamiento anterior pero obteniendo resultados de colores. Puedes estar bronceado todo el año, como Valentino, Palazuelos y otra gente que vive siempre de vacaciones…¡claro que sí!

Normas de clase y esmero para sobrevivir a un crucero

4. ESCUCHA EN BUCLE SEPTEMBER DE EARTH WIND & FIRE

Y si tienes valor toma los rayos de tu lámpara nueva mientras intentas seguir el ritmo con la cabeza. Si además de valor tienes ganas de fiesta ve el videoclip.

5. CELEBRA QUE ERES JOVEN
Según los expertos, el síndrome postvacacional afecta a personas menores de 45 años. Si es así, estás en la mejor década de tu vida -también según los expertos- y si tienes más de 45 años y padeces este síndrome todavía eres joven de corazón y eso no hay experto que lo discuta.

6. PONTE A DIETA
Aprovecha que los mismos expertos de antes dicen que la falta de apetito es un síntoma claro de síndrome postvacacional y admite que te has puesto un poco llenito con tanto helado, tanto rebozado y tanto vino. Además, así centrarás tu odio en la dieta y no en la vuelta al trabajo.

7. HAZTE SELFIES EN EL TRABAJO
Se trata de ir deshabituándose paso a paso de las rutinas adquiridas en tus semanas de ocio de modo que no tienes que cortar de golpe con todas. Además, esta recomendación puede hacer que tus compañeros comiencen a detestarte, se reúnan para reírse de ti a la hora del café y nota pronto cómo tu depresión postvacacional ha mutado en tu depresión ante el súbito vacío social que padeces.

30 normas de urbanidad para emborracharse con elegancia

8. PONTE DE RINGTONE 'SEPTEMBER' DE EARTH WIND & FIRE
Es más, propón en tu oficina hacer un Lip Dub con este temazo y ten preparada tu nitroglicerina sublingual para cuando notes que ahora también se ríen de ti los de la empresa de al lado.

9. SEPÁRATE DE TU PAREJA
Expertos en otras cosas aseguran que en torno al 30% de las separaciones se producen tras la convivencia estival. Aprovecha el dato y abandona a ese amargado que tienes como pareja antes del siguiente verano.

10. PIDE UNA BAJA

Una depresión postvacaional no, pero una buena separación traumática te abre las puertas al absentismo laboral pagado, aprovecha.

 

Conoce más consejos para superar la depresión postvacacional.