La guía snob de Gael García para andar en bicicleta

Desciframos los secretos del actor mexicano para ser un ciclista con estilo.

Ten una bicicleta
Quizá utilizas el servicio de bicicletas públicas de tu ciudad, pero eso no es suficiente para ser considerado un ciclista con estilo. Las bicis, al igual que los perros, suelen reflejar la personalidad de sus dueños, así que es fundamental que la tuya exuda tu esencia.

Utiliza un outfit apropiado

Necesitas encontrar un look cómodo, pero que no llegue a ser deportivo. Porque recuerda que no estás entrenando para el Tour de France, sino que la bicicleta es tu medio de transporte cotidiano. Eres un dandy sobre ruedas, un ciudadano eco-friendly, un moderno de avanzada. Así que la mejor opción es llevar un atuendo casual y combinarlo con un par de tenis.

Haz una pequeña meditación

Andar en bicicleta por la ciudad puede ser una tarea estresante. Entre automovilistas distraídos, taxistas con prisa, camioneros neuróticos y perros que ladran, tu ritmo cardiaco estará doblemente elevado, así que aprovecha unos minutos antes de subirte para respirar, meditar y entrar en un estado zen.
 

Ten un bigote
Un hombre en una bicicleta es interesante, pero un hombre con bigote sobre una bicicleta es doblemente interesante. Realmente no existe una explicación lógica para este fenómeno, simplemente es así, una cuestión de estética.

*Si eres mujer es preferible, pero no obligatorio, que te saltes este punto.

Visita lugares cool

Como todo en la vida, ser un ciclista con estilo es cuestión de contexto. Vamos, que no es lo mismo dar un paseo por el patio de tu casa que por Central Park o Champs-Élysées.

Olvídate del casco

Sí, sabemos que una persona responsable te dirá que siempre debes llevar casco al andar en bicicleta, pero como esta es una guía snob y aquí lo que importa es el estilo, preferimos dejarlo de lado. Honestamente nadie, jamás en la historia de la humanidad, se ha visto atractivo con una sandía de plástico en la cabeza.

Sé amable

Los ciclistas son personas amables y felices por naturaleza, así que no dudes en saludar a la gente que encuentres en la calle. Si ves a un peatón frena y dale el paso. Si ves a una viejecilla ayúdala a cruzar la calle. Si ves a un chico o a una chica guapa súbela en los 'diablitos' y llévala a tu casa.