Guía para dominar —de una vez por todas— las redes sociales

Aliza Licht, quien llevó la exitosa cuenta DKNY PR Girl, nos cuenta los secretos detrás de su éxito.

Etiquetas:

Si alguien sabe de redes sociales y cómo lograr el éxito en ellas, esa es Aliza Licht. Por cuatro años fue la exitosa mujer que estuvo detrás de la cuenta de Twitter DKNY PR Girl, una faceta de su carrera en el mundo de la moda que la catapultó al éxito y que iba de la mano con su trabajo donde se desempeñaba como SVP de Donna Karan International. Por la mitad de ese tiempo, nadie supo que ella era un personaje de ficción y eso la hacía aún más exquisita. Hace unos meses dejó de lado este mundo y se dedicó a crear uno propio.

Publicar su libro Deja tu huella fue el principio de una marca personal de la que ella es dueña y con la que pretende convertirse en una mentora virtual que enseñe cómo tener éxito en lo profesional. Desprenderse ese personaje que creó para hacerse tan popular en Twitter (logró tener más de 500 mil seguidores y una interacción bárbara) tampoco fue de lo más sencillo, pero ahora ella puede contarlo, tranquila y tras una red social que ya lleva su propia voz: @AlizaLicht.

Desde Nueva York, una de las ciudades donde vive la gente que desea con fervor estar en la meca de la moda, Aliza Licht nos contó vía telefónica esas claves para dominar las redes sociales y, como ella, poder ser nombrados alguna vez “La reina (o rey) de las redes sociales”.

1. Triunfar con una cuenta donde eres tú, pero no
En 2009, cuando comencé con la cuenta de DKNY PR Girl, ya estaba predestinado que sería un personaje ficticio, como si fuese una caricatura. Yo siempre supe que estaría detrás de ella sin mostrarme. Al principio fue difícil trabajar con ese personaje, pero poco a poco me di cuenta del gran engagement que se podía lograr con ella más que conmigo misma, y cómo la gente por medio de Twitter le iba a preguntar cosas e interactuar. Con el personaje me convertí en un ser bastante sociable, amigable, que la gente quería seguir.

Al pasar el tiempo, la gente se fue dando cuenta de que detrás de ese personaje había una persona real, y que no eran varias sino una sola todo el tiempo, porque yo ya llegaba a mostrar una personalidad. Sin embargo, decidimos que no tendrían que saber que era yo, sino simplemente un personaje, que era lo que en verdad importaba.

¡Y funcionó!, no solo con la gente, sino con las marcas, todo mundo comenzó a interesarse en esa cuenta y a preguntarse quién estaría detrás. (Dos años después, en una anécdota que narra en el libro, explica por qué en 2011 tuvo que revelar su identidad).

2. Sobrevivir como tú misma, sin el personaje y el éxito de @DKNYPRGirl
Bueno, en mi cuenta personal no tengo las mismas intenciones que en la cuenta anterior. DKNY PR Girl fue una cuenta muy famosa que la gente seguía con la misma fidelidad con que se ve un programa de televisión que muestra esa parte de la moda que todos quieren ver, los detrás de cámaras, cosas exclusivas. Ahora le gente sabe que yo era quien estaba detrás de esa cuenta y ya me gradué de eso, tengo un Twitter que es simplemente yo misma, algo que es más sencillo de llevar a cabo.

3. Perderle miedo a Twitter, puede ser la red social más bondadosa
Tal vez Twitter es la red más difícil de entender. En lo personal es mi plataforma favorita porque me encanta el engagement que tiene. No creo que haya una mejor red social para dar a conocer eventos sociales, noticias, o cualquier otra cosa que suceda en el momento. Instagram es hermosa, tiene imágenes muy lindas, pero no es una conversación. Y esa habilidad de Twitter no la tiene ninguna otra plataforma. Facebook puede semejarse, pero ahí interactúa más gente que te conoce, no suelen sumarse extraños a la conversación.

4. No te fijes solo en cuántos te siguen, sino en cuántos te son fieles
No se trata del número de seguidores, sino de cuánto engagement (capacidad de interacción, RTs, comentarios, favoritos) tienes con ellos. Creo fielmente que las personas que tienen menos seguidores, pero más engagement, son mucho más efectivas que aquellas con muchos más seguidores, pero que muy pocos interactúan.

 

5. Logra enamorar a tus seguidores
Lo primero es crear contenido que guste y vaya acorde con la marca que representas (o a qué quieres mostrar de tu persona en el caso de cuentas personales). Una cuenta debe estar consciente de para qué fue creada y debe exponer lo que la gente quiere que piensen de su marca. El contenido que se ponga en ella refleja quién es y por lo que quieren ser conocidos, ya sea personal o profesional (las cuentas de Twitter sin un propósito fijo no logran tener tanto éxito).

6. Sigue las claves para ser un buen community manager
- La marca siempre va primero. Es posible que dejes salir tu personalidad, pero es importante mantener la cara de la empresa.

- Nunca publicar algo que ofenda a alguien.
A veces los que controlan la redes sociales quieren mostrar los detrás de escenas, pero a veces suben cosas inapropiadas o que revelan información confidencial. Es por eso que es importante pensar siempre ¿qué es apropiado compartir y qué no?

- No somos un área de servicio. Si eres el community manager de una marca es posible que te lleguen diversos tipos de peticiones por parte de los clientes y vas a tener que resolverlas. Es claro que no es tu trabajo, pero darles una respuesta, sí.

- ¿Te gustaría compartirlo? La regla en internet y en las redes sociales es que si vas a publicar un contenido, sea algo que a ti te gustaría ver o compartir o darle like. Si no, es que no vale la pena tomarse la molestia de hacerlo.

- Tener un control real sobre el timing de cada publicación. Muchas compañías (o los community manager que las representan) programan sus post sin pensar lo que está pasando en el mundo. Si algo muy importante o loco está ocurriendo allá afuera, es importante detener esos post automáticos y parar para subir un contenido que vaya con lo que acontece. Esto es para que la marca no se vea como estúpida, alejada de la realidad. Yo nunca programaba los post porque me ponía muy nerviosa el hecho de que un día me pasara algo así, que estuviera sucediendo una catástrofe y yo hablara sobre un tema banal.

- Evitar las confrontaciones. Un community manager nunca debe involucrarse en una pelea en redes sociales. Nunca discutan, no sirve de nada. Y si se quiere dar una respuesta, esta debe ser inteligente y amena.