Emmanuel ‘Chivo’ Lubezki: el amo de la luz

El mexicano podría convertirse en el único director de fotografía en obtener el Oscar durante 3 años consecutivos.

En una temporada de reconocimientos cinematográficos donde todos parecen encontrarse fascinados por el número de nominaciones que suman en la prolífica carrera de Alejandro González Iñárritu o por si finalmente Leonardo DiCaprio se llevará la estatuilla a casa, un mexicano, de forma casi velada, se erige de forma distintiva en la carrera por el Oscar. Emmanuel Lubezki, mejor conocido por sus allegados, amigos y compañeros de trabajo como ‘El Chivo’, ha logrado en veinte años un total de ocho nominaciones al premio que otorga la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Si gana su tercer Oscar (el cual de manera insólita sería al hilo) se colocaría adyacente al gran Vittorio Storaro.

'El Chivo' Lubezki es sin duda alguna el mejor director de cinematografía laborando hoy en día. Conocí a Emmanuel Lubezki en 1995 cuando fui asignado a realizar mi primer reportaje televisivo en el set de filmación de Un paseo por las nubes en Napa Valley, California. La experiencia (que recuerdo de forma vívida y clara) resultó en una de las misiones que evoco con más satisfacción. Alfonso Arau dirigía en medio de un viñedo californiano a Keannu Reeves y Aitana Sánchez Gijón, fascinante caos cinematográfico en donde aparecía de repente la figura de El Chivo dando indicaciones al equipo de iluminación. Habría una peculiar determinación y apabullante confianza en ese hombre de cabello rizoso que hablaba en inglés con un marcado acento mexicano: “Atención que estamos realizando una película de veinte millones de dólares”, vociferaba al personal técnico. No me quedaba la menor de las dudas del futuro promisorio de ese entonces joven atrevido director de fotografía.

Veinte años después, El Chivo ha sido galardonado con dos premios Oscar, los cuales ha obtenido de forma ininterrumpida al colaborar con Alfonso Cuarón (Gravedad) y Alejandro G. Iñárritu (Birdman) y ahora se encuentra en espera del fallo que lo llevaría a hacer historia: el único director de cinematografía (amén de su nacionalidad) en obtener la estatuilla en tres años consecutivos.

El Renacido es el título de su último cometido, una labor compartida con González Iñárritu, con quien parece dividir esa afición por seguir certificándose con cada película que realizan. “Estar en el mismo viaje que realizan los personajes de la historia, te permite encontrar una sintonía con las experiencias de estos. Y eso evidentemente se transpira en la película”, dice Lubezki al referirse al trabajo en la cinta. Un complicado rodaje obstaculizado por bajas temperaturas, diversos impedimentos de las indómitas locaciones y la decisión de rodar sólo con luz natural que provocaron que la experiencia resultara en la misión más compleja hasta el momento en las respectivas carreras del realizador y del director de cinematografía.

Digamos que la odisea física y emocional que padece Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) fue la misma que vivieron Inárritu, Lubezki y el resto del equipo de producción y elenco. “Sabíamos que ese viaje nos indicaría el camino a seguir y, por consiguiente, nos transformaría. Por ejemplo, ahora que hablamos de cambio climático en la comodidad de una oficina en Los Ángeles, simplemente nos despojamos de nuestros suéteres. Así de sencillo. La resistencia hacia las complejidades diarias simplemente te transforman”, agrega Lubezki.

Nosotros únicamente esperamos con anhelo que 'El Chivo' haga historia en la próxima entrega del Oscar. En un momento en donde la imagen del país se afilia a rostros del narcotráfico y de la corrupción, esa imagen mitigaría, aunque sea un poco, el descontento de los mexicanos.