5 razones por las que Chris Rock es el conductor perfecto para los premios Oscar

El comediante y actor sucederá a Neil Patrick Harris, Billy Crystal y Hugh Jackman como presentador de la gala.

Ser el anfitrión de la gala de los premios Oscar, la noche más glamorosa del año en Hollywood, es un gran honor y una enorme responsabilidad ya que requiere de cierto encanto, frescura y tal vez, cierto toque de irreverencia para hacer más amena y dinámica la cada vez más larga premiación.

Es posible que debido a ello, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood anunció el día de hoy que seleccionó a Chris Rock como el maestro de ceremonias de su 88 edición, sucediendo a talentos como Neil Patrick Harris (2015), Ellen DeGeneres (2007,2014), Billy Crystal (2012) y Hugh Jackman (2009) por mencionar algunos.

Este año, estamos seguros de que la experiencia de Rock en el evento, el cual condujo en 2005, además de su ácido sentido del humor y sus controvertidos monólogos, le darán un toque diferente a la gala del próximo año, por lo que presentamos cinco razones que lo convierten en el conductor perfecto para la ceremonia.

1.- No tiene pelos en la lengua: Desde hacer chistes racistas hasta criticar abiertamente a los candidatos a la presidencia, Chris Rock es capaz de hablar de cualquier tema de actualidad sin inhibiciones. Sería muy divertido escuchar sus opiniones sobre las películas nominadas, la lucha por la equidad de sueldo de Jennifer Lawrence o la campaña presidencial de Donald Trump.

2.- Es un vocero de la diversidad racial: Junto con Whoopi Goldberg, Chris Rock es el segundo afroamericano en conducir los premios Oscar, por lo que su participación como conductor, confirma su posición como un defensor de la igualdad racial en Hollywood.

3.- Es un genio de la improvisación: Aunque la mayor parte del programa de la gala lleva un guión bastante cuidado –y a veces aburrido–, Chris Rock es un maestro en el arte de la improvisación, por lo que seguramente nos sorprenderá con divertidos monólogos que se saldrán por completo del tono solemne que ha caracterizado a los premios en años anteriores.

4.- También canta:
Admitámoslo, los números musicales de la gala, por espectaculares que luzcan, suelen ser acartonados y en ocasiones, demasiado estáticos, por lo que la experiencia de Chris Rock como rapero podría agregarles un toque contestatario, divertido y mucho más dinámico.

5.- Sabe criticar con clase a otras celebridades: Recordemos que durante su participación en la ceremonia de 2005, Chris Rock se burló elegantemente de actores como Jude Law y Sean Penn, lo cual añadió un toque de pimienta y le restó seriedad al evento. No podemos esperar sus comentarios sobre los nominados del próximo año.