Tenemos que hablar de la salud de la reina Isabel II

No hizo su típico viaje en tren para Navidad, renunció a 25 cargos honoríficos y tampoco asistió a la ceremonia del 1 de enero; un “resfriado intenso” la tiene fuera de sus labores.

Etiquetas:

La reina Isabel II sigue dando motivos de preocupación. Ese "resfriado intenso" que padece desde días antes de Navidad ahora le impidió asistir este domingo al servicio religioso que preside cada primer día del año, informó el Palacio de Buckingham. Con todo y resfriado, la reina no ha cesado de trabajar desde casa, explican.

Isabel II es la jefa suprema de la Iglesia de Inglaterra, de ahí que sea la protagonista de esta ceremonia que esta vez tuvo que realizarse sin su presencia. El Palacio de Buckingham, por medio de un comunicado informó que la monarca no asistiría al culto del domingo en Sandringham: “La reina todavía no se siente preparada para asistir a la iglesia ya que todavía se está recuperando de un fuerte resfriado".

El duque de Edimburgo, de 95 años, que también estaba enfermo junto con ella, ahora sí asistió a al acto de apertura de 2017 al lado de sus hijos, el príncipe Eduardo y la princesa Ana, quien dijo al Daily Mail que su madre está “mejor”. No obstante, los comentarios sobre la mala salud de la reina siguen recorriendo las redes sociales y los medios británicos.

Una costumbre rota

El pasado 22 de diciembre, ocurrió también algo atípico. Es usual que la reina y su espos, a las 10:44 horas de la mañana, tomen el tren que los lleva desde Londres hasta la estación de King's Lynn, en Norfolk, donde está la residencia de Sandrigham, pues es ahí donde celebran la Navidad y fiestas de fin de año, pero esta vez optaron por salir en helicóptero desde el palacio de Buckingham.

Y aunque es una monarca que ha destacado por su buena salud, esta no es la misma para el final del año en que llegó a las nueve décadas de vida. En un comunicado, la reina informó solo 30 minutos antes de abordar el tren que los planes de viaje habían cambiado por problemas de salud. No obstante, para acallar rumores de que "la edad ya le pesa", decidió hacer el viaje por helicóptero.

Aún en Sandrigham, la renia no pudo asistir al servicio religioso de Navidad en St. Mary Magdalene junto a su familia. Esta es la única ocasión en 90 años que no acudía, aseguró el sitio Vanitatis.

Un vocero del Palacio confirmó a la revista Hello! que la reina y el Duque de Edimburgo tienen fuertes resfriados y por eso decidieron no viajar de la forma típica a Sandringham. Esa tradición de ir en tren lleva varios años y siempre lo hacen el día antes de la fiesta prenavideña; compran un boleto de ida y vuelta y abordan el vagón de primera clase.

la reina Isabel II tiene problemas de salud un resfriado y no viajara a sandringham

Además de la sorpresiva cancelación del viaje en tren, la Casa Real del Reino Unido informó que la reina renunció al patronato honorífico de 25 organizaciones en su país, esto para aminorar su carga de trabajo para el 2017. No obstante, ella seguirá ostentando la titularidad de otras 600 instituciones, pero decir que no a ciertas obligaciones se debe a que ya no le es posible llevar tantos compromisos sociales como en años atrás lo ha hecho.

Entre las organizaciones a las que renunció están el All England Lawn Tennis and Croquet Club (AELTC) —conocido popularmente como Wimbledon—, que ahora será responsabilidad de Kate Middleton, duquesa de Cambridge; el príncipe Harry será el nuevo patrón de la Rugby Football Union; el príncipe Carlos tomará el Holocaust Day Memorial Trust; el príncipe Guillermo la Welsh Rugby Union y la fundación infantil Bernardo's, pasará a manos de Camila, duquesa de Cornualles.

En el comunicado donde informan de esta cesión de actividades, el Palacio de Buckingham explicó: “Su Majestad es actualmente patrona de más de 600 organizaciones y ha disfrutado de una cercana y activa asociación con un gran número de ellas durante su reinado. Su Majestad seguirá siendo patrona de cientos de caridades e instituciones pero ahora compartirá este trabajo con su familia. Muchas de las organizaciones listadas ya tienen a miembros de la Familia Real como vicepresidentes o presidentes, lo que hará más sencilla esta transición”.

Es notable que la monarca más longeva ya está heredando en vida y reconoce que aunque sigue fuerte, 90 años de vida pesan y debe ir aligerando la carga.