Isabel II recupera la corona de San Eduardo 65 años después de su coronación

La reina ha participado en un documental sobre la ceremonia y las Joyas de la Corona Británica.

Etiquetas:

El próximo 14 de enero, la reina Isabel II hablará de su coronación en un documental de la BBC. Isabel II fue proclamada reina después de la muerte de su padre, el rey Jorge VI, en el año 1952, pero la ceremonia de su coronación no se celebró hasta el 2 de junio del año siguiente.

Desde ese día, la reina no ha vuelto a lucir la corona de San Eduardo, la joya empleada para coronar a los monarcas británicos desde tiempos de Carlos II. En The Coronation, que así es como se titula el documental, Isabel II ha posado sin embargo una vez más junto a la pieza.

¿Qué tienen los monarcas en la cabeza?

“He presenciado una coronación y he sido la receptora en la otra, lo cual es bastante extraordinario”, dice la reina en el avance del programa, en el que también recordará el día en que su padre fue coronado rey y hablará de las distintas Joyas de la Corona Británica. 

No es habitual que la reina de Inglaterra conceda entrevistas. En 2006, la BBC televisó la charla que mantuvo con Rolf Harris mientras este pintaba su retrato, pero por lo general Isabel II solamente se dirige a los británicos durante su tradicional discurso de Navidad. Sin embargo, y dado que su coronación fue la primera en ser televisada y se convirtió en un éxito de audiencia en todo el mundo, un documental de televisión parece la mejor manera de celebrar la efeméride. 

“Es un verdadero honor contar con Su Majestad La Reina compartiendo su íntimo conocimiento de las Joyas de la corona, y sus cariñosos recuerdos de cuando su padre fue coronado como Jorge VI”, ha declarado la directora de contenidos de la BBC, Charlotte Moore. “Las palabras de la reina recordarán a la audiencia moderna la importancia de la ceremonia de coronación”.

The Coronation, que se emitirá en la BBC One a las 8 de la tarde del 14 de junio, incluirá metraje inédito de la ceremonia y contará con la presencia de algunos testigos de ese día. Por ejemplo, una dama de honor que estuvo a punto de desmayarse en la abadía de Westminster y un niño del coro que se quedó solo cantando cuando sus sobrecogidos compañeros perdieron la voz.

*Artículo publicado originalmente en Vanity Fair España.