Las palabras de Harry que han molestado a la hermana de Meghan Markle

El príncipe contó ayer cómo ha sido la primera Navidad de su prometida en Sandringham

A Samantha Grant, la hermana de Meghan Markle, no le han sentado nada bien las palabras del que se convertirá en su cuñado el próximo mes de mayo. El príncipe Harry se encargó ayer de dirigir el programa de radio Today de la BBC, y en una entrevista que concedió luego en esa misma cadena, dio algún detalle sobre las primeras navidades de Meghan Markle en Sandringham.

“A mi familia le encantó tenerla allí”, dijo Harry. “Lo pasamos genial con mi hermano y mi cuñada, y correteando con los niños. Ha sido una Navidad fantástica […] Es la familia que Meghan nunca tuvo”, añadió el príncipe.

Fue esta última frase la que molestó a Samantha Grant. “De hecho, Meghan tiene una familia numerosa que siempre estuvo ahí para ella”, escribió esta en su cuenta de Twitter. “Nuestra casa era de lo más normal, y cuando papá y Doria se divorciaron, hicimos todo lo posible para que ella tuviera dos casas. La familia de Meg (nuestra familia) es una familia completa con hermana, hermano, tíos, primos y con el que es el pegamento de nuestra familia: nuestro sacrificado padre. Ella siempre tuvo esta familia. Casarse solamente la expande”.

No es la primera vez que Samantha Grant, hermana de Meghan por parte de padre y 17 años mayor que ella, se enfrenta a la futura duquesa de Sussex. Después de que se conociera la noticia de su relación con Harry, Grant dijo de su hermana que era narcisista y egoísta, y que la familia real se iba a quedar devastada cuando se enterara de lo que Meghan le había hecho a su propia familia. Además, Samantha tiene pendiente de publicar un libro que se titula El diario de la hermana de la princesa trepa.

Últimamente, sin embargo, las palabras de Grant hacia Meghan eran dulces como la miel y, de hecho, en octubre desmintió que hubiera dicho esas cosas de ella. En su cuenta de Twitter, suele compartir noticias sobre la futura boda de la pareja, y en una ocasión dijo que se apenaría mucho si no la invitaran a la ceremonia. En cuanto al título del libro, ahora dice que es solo un juego de palabras.

Si Samantha Grant finalmente se encontrará o no entre a los asistentes al castillo de Windsor es, en defintiva, una incógnita que solo la de los Obama supera.

 

Artículo publicado originalmente en Vanity Fair España