La boda del príncipe Harry y Meghan Markle hará más ricos a los ingleses

Y no solo en la modernización de la imagen de la Corona. Según la Oficina Nacional de Estadísticas, Reino Unido ingresará unos 565 millones de euros con el enlace.

Que el príncipe Harry se case con la actriz Meghan Markle está suponiendo ya cambios significativos para los ingleses que ven a la Corona más cercana y más moderna con el más joven y afable de la familia real diciendo ‘sí quiero’ a una americana, divorciada, hija de un padre director de iluminación y una madre, afroamericana, instructora de yoga.

Una actriz, que será duquesa (de Sussex), está logrando pequeñas (que en una institución como la Corona británica son grandes) variaciones en el protocolo: ha pasado la Navidad con familia real (la primera vez que alguien que no forma parte de ella -por no estar casada- lo hace) y ha anunciado su deseo de que sea su madre la acompañe al altar en lugar de un hombre como establecen las normas de la monarquía inglesa. Y, si fuera poco, la pareja va a dar dinero a los ingleses. Como para no quererla.

Más aún en estos tiempos inciertos para la economía global y especialmente para la inglesa, mirado de forma local, con el Brexit a las puertas. La previsión del gobierno del Reino Unido es de un empeoramiento económico para los próximos años. La boda de 2018 concederá, sin embargo, un pequeño respiro a las arcas del país.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas, el acontecimiento se traducirá en una inyección de 500 millones de libras, unos 565 millones de euros. 225 millones de euros llegarán del turismo, 170 millones es lo que se prevé que lo ingleses gasten en fiestas para celebrar que Harry y Meghan se casan; y más de 50 millones de euros desembolsará el mundo en ‘merchandising’ (ya hay a la venta tazas y llaveros no oficiales; aparte estará lo que la Casa Real venda con la imagen de la parejita).

Las tiendas de souvenir ya están llenas de Harry y Meghan.

Y también habrá millones a modo de ahorro. Porque Reino Unido no necesitará invertir, por ejemplo, en publicidad: la boda ya llevará su nombre (gratis) a los titulares de todo globo. Y ahí se calcula que el gobierno inglés dejará de gastar más de 100 millones de euros. La estimación no es aleatoria, porque el país ya ha vivido momentos como este: la boda del príncipe Guillermo con Kate Middleton, sin ir más lejos.

En abril de 2011, el número de turistas en Londres aumentó en 350,000 respecto al año anterior, según las cifras oficiales, por lo que la consultora Brand Finance pronostica un incremento similar en mayo de este año, tal y como recoge la agencia de noticias Reuters. Los expertos calcularon que aquel enlace reportaría unos ingresos de unos 730 millones de euros.

*Artículo publicado originalmente en Vanity Fair España.