Xavier Gens y la reflexión de su cinta 'Cold Skin'

Entrevistamos al cineasta francés y nos dice porqué el cine europeo supera al de EE UU. “El cine estadounidense no reflexiona sobre la humanidad”.

¿Puede una película con una clara inspiración Lovecraftiana, ambientada en la Antártica y favorita de los festivales de cine de terror esconder una verdadera reflexión sobre la humanidad? El realizador francés Xavier Gens, así lo cree y de hecho defiende que su más reciente cinta Cold Skin ofrece un contenido más profundo que cualquier filme similar manufacturado en Estados Unidos.

Basada en el libro de Alber Sánchez Piñol, La piel fría, el filme relata el encuentro y enfrentamiento de dos hombres con unas criaturas humanoides en la soledad de la Antártica. Para Gens ese encuentro se trata de un gran conflicto que remite a los grandes conflictos actuales. “He dado una reflexión de la naturaleza humana y eso es lo que no hay en una cinta estadounidense, en una película de Estados Unidos no tienes ninguna reflexión de la humanidad, solo en las cintas de los 70 “, ha dicho Gens a Vanity Fair México durante una entrevista en el marco de Morbido Fest 2017, festival de cine de terror y fantástico en el cual se estrenó su cinta.

Precisamente, la última cinta del realizador de Frontiers ha circulado por varios festivales igualmente dedicados al género y además uno de sus guionistas fue Jesús Olmo, uno de los escritores de la distopia zombie 28 Weeks Later, la secuela de Exterminio. Aun con todo eso, Gens asegura que es un error catalogarla como una cinta de terror. “Para mí no es tanto una cinta de horror, sino de aventura, una épica. En una cinta de horrro tu esperas sangre y sustos, aquí es más lovecraftiano”, explica el cineasta que creó este mundo con algunas referencias a poemas de William Blake y pintores del siglo XIX.

Cold Skin

Parte del entusiasmo del francés radica en que respetó el “origen antropológico” del libro (hoy convertido en un hit y traducida a más de 30 idiomas). De ahí que asegure que su cinta tiene mucho vínculo con el fenómeno de la migración. “La cinta es una metáfora de la conquista española a América. La temática del filme es el miedo que tenemos al otro”, dice. “Otra aproximación moderna es el miedo que tenemos de los migrantes de Siria y países árabes que están en guerra. En Europa los deberíamos recibir fácilmente, pero en lugar de crear comunicación con ellos los desplazamos”.

%0%