Susana Zabaleta: "Soy como cualquier machín. Si me mientan la madre, digo: 'Chinga la tuya"

Entrevistamos a La Zabaleta. Y desde un diván nos habla por primera vez sobre su nuevo programa de internet, por qué su música no es para cualquiera y del político al que agredió.

A Susana Zabaleta no se le puede atrapar mas que en un torbellino de trabajo. En septiembre estrena Como la sal, un disco que desarrolló en Cuba en medio de la muerte de Fidel Castro. El álbum, que incluye temas de Marlango, Julieta Venegas y Natalia Lafourcade, coincidirá con el estreno de SZ8 un programa en Internet. En medio de ello, La Zabaleta, (ese personaje que se apodera de los escenarios) nos recibe y terminamos hablando de todo, incluida su felicidad bajo las sábanas.

¿Qué hay de nuevo en Como la sal?
Fue una investigación de dos años en los que fui a Cuba para entender los ritmos africanos, los instrumentos que usaban los esclavos, comprender y agarrar el sabor y ponerlo en canciones inéditas. Ojalá tuviéramos el dinero para seguir estudiando.

¿Dos años? Entonces se dio en medio de la era post-Fidel.
Nunca había ido a Cuba. Fue increíble conocer la transición que están viviendo. Lo único que tenemos seguro son los cambios y ellos lo tienen más que claro y están listos para él.

¿Qué experiencias pueden tener el sabor de la sal?
Tiene que ver con los indispensable, con el amor. Hay metáforas que las van a ir entendiendo cuando escuchen el disco. Pero eso solo será para la gente que me quiere y que me entiende. No hago música para todos.

Haces discos físicos en la era digital. Y además te das el lujo de seleccionar públicos.
A veces me dicen que eso es una estupidez, pero tengo un público cautivo. Y también le doy los brazos abiertos a gente que no me conoce.

Tienes también detractores.
No me gusta que la gente actué como zombie. Está padre que a alguien yo le pueda provocar ese odio. Qué padre que sientan algo.

Cuando te provocan ¿te contienes?
A veces no. Soy como cualquier machín y si en el semáforo me mientan la madre madre, volteo y digo: 'Chinga la tuya'. Ya luego te atacas de la risa. Dices: 'Perdón, pero estuvo rico mentarnos la madre'. La gente no entiende que te puedes enojar y contentarte.

¿Con qué te contentas?
Pues llevar a tu hombre a un hotel de cinco estrellas, donde las sabanas son de 595 millones de hilos egipcios. No hay nada amas increíble que meterse en unas sábanas limpias.

Parece que del mismo modo disfrutas lanzando críticas a algunos políticos.
Critico a mis gobernantes porque deben ser criticables. Ellos están al servicio de nosotros. Pero solo quieren escuchar cosas hermosas.

Se dijo que por eso no le pusieron tu nombre a un teatro.
Pues sí. A lo mejor ahora que me muera sí le ponen y mis hijos dicen: "Ay mira, sí se lo pusieron".

Con ese carácter ¿has enfrentado a una de estas figuras más allá de la palabra?
A uno le aventé una cosa en la cara. Estuvo feo. Pero no deberíamos de dejarnos, deberíamos poner un alto. Mi contador me dice: "¿Quieres seguir hablando del gobierno? Entonces paga tus impuestos". Pago unos impuestos que digo: "¡Madre mía!"

No comulgas con la censura. Ahora vas a lanzar un programa en Internet. ¿Habrá gran diferencia entre tu programa en cable?
Hay cosas que no puedes hacer en tele. Y en tu casa con una cámara puedes hacer maravillas.

¿Y el nombre? ¿Por qué SZ8?
Numerológicamente funciona. Creo en los números, en la matemática. Los numerólogos me encantan

Hablando de números. ¿Qué te falta sumar a tu trayectoria? Haz hecho de todo.
Un libro, pero estamos apenas con eso.

¿Cómo sería?
Como el de Laura Bozzo no. Ya ves que dijo que va a escribir un libro y que le ayudará Laura Zapata.