Sophie Turner fue elegida para un papel sobre una actriz 'mejor' que ella por un motivo muy 'millennial'

La actriz de 'Game of Thrones' fue muy franca en una entrevista reciente: 'Yo tenía los followers, así que obtuve el papel'.

Etiquetas:

En la era en la que ser un influencer de Instagram es una carrera real (¡y lucrativa!) todo se vale. Sophie Turner, quien interpreta a Sansa Starck en Game of Thrones, rápidamente aprendió que las redes sociales tienen un peso en el proceso de audición. En una cándida entrevista con la revista Porter, la actriz reveló que la gran cantidad de seguidores con la que cuenta la ayudó a obtener un papel por el que competía con una actriz que considera “mucho mejor” que ella misma.

“Hice la audición para el proyecto, y la decisión era entre ella —que es mejor, por mucho— y yo, pero yo tenía los followers, así que obtuve el trabajo, confesó Turner a la revista Porter, de acuerdo con The Telegraph. “No está bien, pero es parte de la industria del cine en la actualidad”. Turner se reservó el nombre de la actriz o de la película, lo que desilusionó a los chismosos. Podía referirse a su papel como Jean Grey en la saga de X-Men, o a sus interpretaciones en sus próximas películas como el dramedy Time Freak, el thriller Huntsville, o la antología Berlin, I love you. Nunca lo sabremos, pero Turner sí —así como a la intérprete a quien derrotó—. ¡Pero no debería ser tan dura consigo misma! Su actuación como Sansa es un deleite constante y es una de las favoritas de los fans, lo que ya es mucho decir cuando el elenco de un programa es suficiente para poblar una pequeña nación. Tranquila, pequeña Starkling.

La franqueza de Turner sobre el tema es un fascinante aprendizaje sobre el papel que juegan las redes sociales en el ecosistema de Hollywood en la actualidad. Es obvio asumir que una estrella de Game of Thrones va a tener más influencia en un productor que un actor que no es parte del programa de televisión más candente del momento. Si contabilizamos sus millones de fans —Turner tiene 5.4 millones de seguidores en Instagram, 1.3 millones en Twitter y 2 millones en Facebook— la pelea es aún más desequilibrada. En la mente de un ejecutivo, se trata de un púbico seguro e irresistible para cualquier publicidad que Turner comparta en internet.

Las redes sociales son vitales para casi cualquier estrella en la industria, excepto para aquellos clasificados como nivel A, quienes pueden eludir el mundo virtual. Es por ello que Kevin Hart, quien tiene decenas de millones de seguidores en redes, cobra a los estudios cada vez que le piden que promueva sus propias películas en sus redes sociales y por lo que Dwayne Johnson y Vin Diesel comparten los trailers de sus películas exclusivamente en sus páginas de Facebook. En una industria en la que las películas de alto presupuesto son una apuesta segura y todo el mundo compite por que su contenido llegue a las masas, tener una gran cantidad de followers es la manera más fácil para asegurar que la publicidad llegue a los fanáticos correctos. Una disculpa para la actriz que compitió con Turner. No tenía ninguna oportunidad.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.