Shawn Mendes y la hiperconexión 'teen' con México.

El cantante ha donado 100 mil dólares a la Cruz Roja Mexicana y arrancó una campaña para recaudar más fondos. Pasamos radiografía al 'wonderboy' musical surgido de Vine

Luego de cancelar la que sería su primera presnetación en nuestro país debido al sismo del martes, Shawn Mendes ha anunciado que, junto a la compañía AG Artists ha realizado un donativo de 100,000 dólares a la Cruz Roja Mexicana y ha iniciado una campaña para recolectar fondos a la misma institución.

“Después de ver de primera mano el impacto que provocó el daño en México, quise encontrar cualquier manera posible para ayudar a recaudar fondos”, dijo Mendes, quien se encontraba en la capital mexicana cuando ocurrió el sismo, en un comunicado. “Fue entonces que nos acercamos a la Cruz Roja y nos sumamos al esfuerzo de ver la manera de ayudar a aquellos afectados por el temblor”.

El cantante además ha orquestado todo un movimiento para una colecta aún más grande para las víctimas del terremono a través del sitio GoFundme.

¿Pero quién es este chico maravilla?

Todavía no alcanza la edad legal (19 años) para beber en su natal Canadá y ya tiene el mundo —al menos el adolescente— a sus pies. Como a los de su generación, las redes sociales le son casi un factor genético. En el caso de Shawn Mendes, le llevaron a descubrir su vocación artística. Aprendió a tocar la guitarra a través de tutoriales de YouTube y la industria discográfica le pescó gracias a la agonizante Vine. “No tendría una carrera si no fuera por los social media”, ha reconocido. Su éxito, concebido como virtual, ya poco tiene de ese factor. Comenzó cuando subió un clip de seis segundos haciendo un cover de As long as you love me, de Justin Bieber. Unas horas y nada fue igual. “Desperté y tenía como 10,000 likes y 10,000 seguidores. Me pregunté: ‘¿Qué diablos está sucediendo? ¿Por qué tengo esos seguidores?”.

La respuesta podría ser su mutación de webstar a wonderboy: compone sus propias canciones, la misma Taylor Swift le eligió como telonero para algunos de sus conciertos y con Illuminate, su premiado segundo álbum, el canadiense se ha embarcado en su propia gira, que le trae por primera vez este mes a México al Auditorio Nacional. Pero él despliega mucho más que talento musical: acumula 34.5 millones de seguidores en Instagram y Twitter y no piensa parar. “Antes lo hacía por obligación, ahora lo hago porque lo disfruto”. Curiosamente, y a reserva de su virtuosismo digital, lo que hace de Mendes un popstar bastante real es uno de sus mayores temores. “Vivo bastante asustado por la idea de no poder cantar”. Pánico genuino de la adolescencia. Pero poco debería preocuparle, pues agotar entradas para arenas en segundos indica que lo hace bastante bien.

*Artículo publicado originalmente en la edición de septiembre 2017.