'Sex and The City 3': la cosa se pone fea

El actor Willie Garson apoya, finalmente, a Carrie Bradshaw (tal y como haría su personaje Stanford Blatch).

En los últimos días se ha avivado el fuego en la comunidad de Sex and The City, incluso después de que Sarah Jessica Parker pusiera fin a los rumores de una tercera película en una reciente entrevista. "Se acabó..., no la haremos", afirmó a Extra, una respuesta agridulce que echa por tierra las ilusiones, incluso cuando verifica que una tercera película estaba realmente en marcha.

Su confirmación rompió corazones y provocó una nueva oleada de dramatismo hacia Kim Cattrall, la antigua Samantha Jones, a quien fuentes anónimas señalan en el Daily Mail como la culpable de que la película se haya cancelado. Cattrall respondió a los rumores en su propia entrevista, indicando que ella no había matado Sex and The City 3 porque lleva desde 2016 negándose a hacer la película.

La cosa se ha puesto tan mal ahora que Willie Garson, que daba vida al adorable Stanford en la serie original, decidió intervenir oficialmente en el melodrama con un subtweet no demasiado sutil.

"Queridos fans, debido a que soy ‘tóxico’, voy a negociar un contrato por 6 meses, no llego a un acuerdo, entonces digo que, de todos modos, nunca quise hacerlo", escribió, aludiendo a los rumores de que Cattrall realmente estuvo embarcada en la grabación de la tercera película antes de abandonar y provocar la muerte del proyecto.

Ese comentario "tóxico" también apunta a la reciente entrevista de Cattrall con Piers Morgan, en la que ella asegura que toda la experiencia Sex and The City últimamente "se percibía como una relación tóxica". "Que yo interprete [a Samantha], te puedo asegurar que eso nunca pasará. Para mí se acabó, se acabó sin remordimientos, solo desearía que Sarah hubiera sido más amable", añadió.

En su entrevista, Cattrall también combatió los rumores que decían que había firmado un contrato para la película, pero que luego exigió a Warner Bros. que se trabajara primero en otros proyectos que ella tenía programados. "Es bastante extraordinario tener prensa negativa sobre esto; llevo casi un año diciendo que ‘no’ y ahora resulta que soy demandante o una diva", lamentó.
Según Cattrall, los productores la llamaron el pasado diciembre y le preguntaron si estaba interesada en hacer una tercera película. En DailyMailTV, respondió: "Gracias, pero no", aunque una respuesta más propia de Samantha hubiera sido: "Cariño, rompí con Smith porque quería salir del negocio cinematográfico".

De momento, Sarah Jessica Parker guarda silencio sobre el melodrama cruzado. Aunque Kristin Davis, alias Charlotte, recientemente decidió publicar, de manera diplomática, un fotograma de la serie en su página de Instagram.

 

I love to look back at the pics from our LONG history of Sex and the City. I am incredibly lucky to have gotten to play Charlotte through all of her ups and downs ( epitomized in one of my favorite episodes here). It is true that we are not going to be able to make a 3rd film. I wish that we could have made the final chapter, on our own terms, to complete the stories of our characters. It is deeply frustrating not to able to share that chapter (beautifully written by MPK) with all of you. So we will just have our memories, but please know that all of the love and support for us through the years is felt by us and we are so grateful for all of you!SATC forever in our hearts ❤️💗❤️💗❤️💗❤️💗

Una publicación compartida de iamkristindavis (@iamkristindavis) el

"Me gustaría que pudiéramos haber hecho el capítulo final, a nuestra manera, para completar las historias de nuestros personajes", escribió. "Es muy frustrante no poder compartir ese capítulo (maravillosamente escrito por MPK [el escritor de la serie, Michael Patrick King] con todos ustedes".

Al igual que Parker, se centró en elogiar ese misterioso guion que ahora nunca veremos, en lugar de señalar a alguna persona en particular. Mientras, Cynthia Nixon, en un movimiento ‘Miranda’ total, decidió mantenerse completamente alejada del combate.

*Artículo publicado originalmente en Vanity Fair USA.