Nick Carter en la mira de un nuevo escándalo sexual

El exintegrante de los Backstreet Boys ha sido acusado de violación por Melissa Schuman, que formó parte del grupo Dream.

La pesadilla de escándalos sexuales ha alcanzado el mundo de ensueño con que suelen relacionarse a las boy-bands y girl-bands. Y es que Nick Carter, el rubio integrante de los desaparecidos Backstreet Boys ha sido acusado de violación por la cantante Melissa Schuman, integrante del grupo femenil Dream.

La noticia se ha dado a conocer este miércoles luego de que la cantante, convertida en blogger publicó en su sitio un relato titulado Don't worry, I won't tell anybody, en el que detalla cómo habrían ocurrido los hechos y acusa directamente al cantante.

El suceso, según la intérprete, ocurrió cuando tenía 18 años cuando ambos se encontraban rodando una película para televisión y en uno de los días de descanso, él la invitó a su departamento en Santa Mónica al que acudió acompañada de una amiga. La cantante describe detalladamente la forma en que habría ocurrido el ataque que comenzó en un baño.

Schuman señala que previamente intentó hablar del asunto pues su intención era denunciarlo a las autoridades. Sin embargo, lo consultó con su entonces manager, Nils Larsen, para intentar conseguirle "un buen abogado" pero luego de investigar le dijo que Carter "tenía el mejor litigante del país".

"No tenía el dinero, las influencias o acceso a un abogado que fuera lo suficientemente poderoso para alzarse contra el consejo jurídico de mi abusador. Me dijeron que sería sepultada en humillación, señalada por estar hambrienta de fama y que al final me lastimaría profesional y públicamente".

Aunque la cantante revela que ya había comentado lo ocurrido con su terapeuta, familia y amigos, hasta ahora "no había tenido la plataforma para hacerlo públicamente".

Por su parte, el cantante ha dicho que es la primera vez que se entera de las acusaciones casi dos décadas después y que le "sorprenden y entristecen", según un comunicado que envió a Rolling Stone. "Melissa nunca me expresó que cualquier cosa que hicimos mientras estábamos juntos no fuera consentido".

Aunque el mensaje de Schuman culmina incentivando a más mujeres que hayan atravesado por una situación similar a hablarlo, no dice si ejercerá alguna acción legal contra Carter.