Así habla Lady Gaga de su rivalidad con Madonna en su nuevo documental

La cinta, estrenada anoche en el festival de cine de Toronto, estará disponible en Netflix a partir del 22 de septiembre

Etiquetas:

Todo empezó en 2009, cuando Lady Gaga se equiparó con Madonna por su carácter intrépido y audaz, su melena rubia y por ser ambas italoamericanas forjadas en el underground neoyorquino. Desde entonces, la comparación entre cantantes se ha convertido en un suceso habitual que ha terminado por alimentar la tensión entre artistas, hoy elevada al grado de rivalidad.

Al principio no había problema alguno: la respuesta a los comentarios de Gaga por parte de Madonna fue positiva, reconociendo que se sentía muy halagada por las palabras de la joven cantante. De hecho, no fue hasta la llegada de la canción Born This Way en 2011 que el drama explotó. ¿La razón? Que las comparaciones de ésta con Express Yourself fueron más noticia que el propio lanzamiento, ante lo cual, la respuesta de Gaga no fue negar la similitudes, sino asegurar que Madonna le había enviado un mail “bendiciendo” el single y expresándole todo su apoyo. Un correo que la reina del pop no reconoció haber escrito…

Como dicen, el resto es historia. Gaga declarando que Express Yourself ni siquiera era una canción tan original como para ser copiada. Madonna usando el –ya mítico– adjetivo reductive (reductora) para describir Born This Way, justo después de decir que no se sentía molesta porque claramente ella había influenciado a Gaga. La propia Chica Material interpretando un mashup de Express Yourself y Born This Way, con elementos de She’s Not Me con claras intenciones. Internet filtrando un demo de Madonna con letra envenenada: “You're a copycat, where is my royalty? Así podríamos seguir por horas… hasta llegar a la noche de ayer, cuando, en el Toronto Film Festival, un grupo selecto de espectadores tuvo acceso a la versión final del nuevo documental de Netflix sobre Lady Gaga.

Dirigido por Chris Moukarbel, Gaga: Five Foot Two había despertado ya la curiosidad de los fans gracias sus jugosos teasers, que incluían una escena de la cantante hablando sobre Madonna que, por supuesto, se cortaba justo antes de llegar a lo bueno. Todos pensábamos que tendríamos que esperar al 22 de septiembre, fecha del estreno oficial del documental, para conocer el final de dicha secuencia. Pero, gracias a los medios asistentes a la función de ayer, las palabras de Gaga ya no son un secreto.

“Lo que pasa conmigo y con Madonna es que la he admirado siempre y todavía la admiro, sin importar lo que ella piense de mí”, dice Gaga en la cinta. “La única cosa que realmente me molesta de ella es que yo soy una italiana de Nueva York, así que si tengo un problema con alguien, se lo voy a decir a la cara”. Esta última frase tiene la intención de aclarar que, si Madonna la escuchara sólo a ella en lugar de a las habladurías, no existiría rivalidad ni pelea alguna. “Ella no me miraría directamente a los ojos y me diría que soy reductive”, añade Gaga, antes de abrir una puerta a la esperanza: “Lo único que quiero es que Madonna me empuje contra la pared y me bese y me diga que soy un pedazo de mierda”.

Claramente, estas palabras no ponen fin al beef entre ambas cantantes aunque, como mínimo, suenan un poco más cercanas a la reconciliación.