Jeff Kinney y las raíces mexicanas de 'El diario de Greg'

Entrevistamos al creador de 'Diary of a wimpy kid' y nos habla de escribir en la soledad de Cancún, un avión que se estrelló junto a su casa y la serie animada que prepara.

Jeff Kinney ahora mide su vida en libros. Ya sean publicados o mientras los desarrollaba, a partir de ellos cuenta su vida. "Sucedió hace dos libros...", "Fue durante el noveno"... El estadounidense creador del éxito mundial Diary of wimpy kid (El diario de Greg) no se define como escritor total pero asegura haber evolucionado en ese campo. "Lo que trabajo es una especie de comic, no es literatura, pero he mejorado como escritor".

Ha trascurrido poco más de una década desde que por vez primera, en 2004, subió a internet la tira cómica que más tarde se convertiría en un hito literario mundial y que incluso atrajo a Hollywood. La doceava entrega de la serie, Volando voy (RBA Oceano) se originó en Cancún y lo trae por primera vez a nuestro país. Lo entrevistamos y hablamos del futuro de la saga, la serie animada, el desarrollo de literatura multimedia y el avión que se estrelló cerca de su casa "en el décimo libro".

¿Ya te acostumbraste a ver tu historia en distintos idiomas?
No. Lo que resulta interesante es que estos libros han sido el boleto para reemplazar ignorancia con experiencia. En cuanto a las traducciones, el de hebreo se lee al revés. Ese siempre me sorprende. Y en Japón es el único país donde nuestras portada es la unica que rompe con nuestro esquema de portadas, se ve muy... japonesa en cuanto a su estética.

El diario de Greg ha crecido a lo largo de 10 años... ¿Cómo se mantiene viva la historia?

Es una gran pregunta. A los personajes los pongo a hacer cosas por vez primera como montarse a un avión o ir a un resort y así lo mantengo, no puedo retroceder sino avanzar para mantenerla fresca pero las ideas para explorar se tienden a agotar. Creo que toda labor creativa tiene un ciclo de vida. Lo que hago es una especie de comic, no es literatura. He llegado a pensar que la vida de mi tira será de unos 20 años.

Tus lectores también han evolucionado. Quienes comenzaron a leerte probablemente hoy ven todo a través del celular.
Ese es mi mayor reto como escritor. Trato de evitar el tema de la tecnología porque quiero que mis libros tengan una validez universal sobre la infancia y que resulten atractivos si se ven 20 años atrás y 20 años hacia el futuro.

Cuando subiste esa primera historia a la red en 2004 ¿El Diario de Greg ya estaba concebido para ser tan largo?
No. La historia estaba pensada para transcurrir en un año escolar real en la vida de un niño. De hecho, escribí el libro como uno para adultos y mi primer borrador era de 1300 páginas, quería que fuera para adultos que quisieran recordar cómo era ser un niño.

Han sido traducidos a infinidad de idiomas ¿Qué crees que hace tan cautivador a Gregar para tantas culturas?

Me he hecho esa pregunta muchas veces, particularmente cuando voy a Taiwan, Singapur, Brasil. Creo que es la universalidad de la infancia. Los niños en China tienen tareas, mascotas, papás y tienen los mismo retos que un niño en Estados Unidos. A medida que pasa el tiempo trato de evitar pensar en Greg como un niño estadounidense y pienso en él como un niño de cualquier parte del mundo con el que cualquiera se pueda sentir identificado.

¿Has cambiado la forma en que te aproximas a tu propia historia a partir del factor cultural?
He tratado de hacer las historias más genericas y menos específicas en cuanto a ubicación. En este libro, Volando voy, Greg y su familia viajan a un resort pero no sabemos dónde es. Ni yo mismo lo sé. Las raíces de este libro estan en México, escribí la mayor parte de los chistes en Cancún. Me fui solo, me senté durante días enteros aislado. Ese sentimiento no es nada divertido.

Jeff Kinney

Ya se han hecho tres cinta inspiradas en los libros ¿Cómo fue el salto al cine?
Cuando mi segundo libro salió, Hollywood me buscó. Me asustó y fue intimidante, ya que cuando recibes una oferta de un estudio fílmico necesitas responder rápido. Eso fue hace casi diez años, me atemorizó pero... ¡Me involucré!. Como autor tienes dos opciones. Mantenerte al margen y solo aparecer en la premiere y esperar a que salga bien, o tratar de meterte al proceso. Fui parte de eso. Estuve la mitad del tiempo en el set, ayudé con el reparto, el guión. Traté de proteger la realidad del libro pero al mismo tiempo debes aprender a delegar a los estudios.

¿Y los cameos que realizaste?
¡No. Eso fue terrible para mí! No tengo un rostro para la cámara, odié que todas las cámaras estuvieran sobre mí y de hecho tuve un mal desempeño. En las tres cintas en las que aparecí cortaron mi escena a menos de un segundo, hice un pésimo trabajo. Pero al menos descubrí para lo que no soy bueno.

¿Podemos esperar mas cintas?
De hecho, el nuevo libro lo escribí para ser una cinta. Pero dependo de lo que recauden las películas anteriores. Quizás cobre vida en otro formato. Firmé un contrato con Fox y estoy trabajando en una serie animada, sería como la cinta de Peanuts que salió hace dos años, animación digital con una sensación 2D, la visualizo más como la pelicula de el Capitán calzoncillos que salió hace poco.Me anticipo a decir que seria streaming.

¿Tienes alguna experiencia durante el desarrollo de tu último libro? Si no me equivoco cuando escribías el décimo un avión se estrelló cerca de tu casa.
Fue hace dos libros y me sorprende que sepas eso. El incidente me cambió la vida y fue el libro más complicado de escribir. Era estresante escribir un libro de esta naturaleza con un avión estrellándose a tu lado. Trabajé en mi libreria (independiente) ese verano.

¿Qué es lo que sigue?
Me lo pregunto. La única restricción es que mis libros se desarrollan secuencialmente y por ello lo que sé de Greg es que su próxima aventura comienza en enero y no puede ser en verano. Tendrá que ser en invierno.

EventoJeffKinney