Guillermo del Toro se consagra con el León de Oro

El realizador tapatío gana el prestigioso premio al la mejor película en la Mostra de Venecia.

Etiquetas:

Primer ganador mexicano de uno de los festivales más prestigiados del mundo, Guillermo del Toro (Guadalajara, Jalisco, 1954) ha sido el consentido de la crítica y, esta vez, también del jurado de la muestra, presidido por Annette Bening. Pocas veces vez los cinéfilos y los miembros de los festivales coinciden de semejante forma. The shape of water venía precedida de una expectación importante. “Es su mejor trabajo desde El laberinto del fauno”, declaró el director del festival, Alberto Barbera.

La película, un nuevo regreso al cine fantástico que tantas alegrías ha dado a su autor, narra la relación que se establece entre un monstruo, mitad hombre, mitad anfibio, atrapado en un laboratorio estadounidense en los años sesenta, y la señora a cargo de la limpieza de las instalaciones. 

El cineasta mexicano, autor de títulos imprescindibles de la cinematografía nacional como las multipremiadas Cronos o El laberinto del fauno, ha situado la historia en un ambiente, el de la Guerra Fría, en su opinión muy similar a los tiempos que corren bajo la administración Trump. “Como mexicano, sé qué significa ser visto como el otro. Es una película de 1962, pero de hoy. Hablar de ‘hacer América grande de nuevo’ es como regresar a esa época. Racismo, clasismo... Nos enfrentamos a los mismos problemas”, declaró en entrevista.

The shape of water, un regreso a la clásica historia de la bella y un canto al amor y a la diferencia ha estelarizado un podium en el que también se han repartido premios a Xavier Legrand por Jusqu’à la garde, León de Plata, y la Copa Volpi a la muy británica Charlotte Rampling, protagonista indiscutible de Hannah, de Andrea Pallaoro.