Felipe Cazals: “Los atropellos a la mujer siempre serán un tema vigente"

Atrapamos en el FICM al legendario cineasta y a contrarreloj habla de crímenes contra la mujer, sus pendientes con el cine y su regreso a los sets.

Es el autor de obras que han marcado el cine nacional como Canoa y Las Poquianchis. La primera alzó con un premio especial en la Berlinale en 1972 y la segunda fue de las primeras cintas en tratar abiertamente la trata de blancas.

Siempre con crudeza y a veces inspirado en sucesos reales que han sacudido la opinión pública a quemarropa sus obras ratifican la función social del cine. A sus 80 años defiende: “El cine no tiene compromiso con nadie más que con el cine mismo”.

Previo a la proyección de la recién terminada versión digital de Los motivos de Luz, inspirada en una nota roja en la que una mujer fue encarcelada al ser culpada del asesinato de sus cuatro hijo, Cazals sostuvo una improvisada charla con un reducido grupo de medios, incluido Vanity Fair.

Se ha hablado de que ya tiene un nuevo proyecto…
Es cierto, en parte, pero todavía no definimos.

¿Con esto desmiente su retiro?
Solo los monjes se retiran (risas)

¿Cómo percibe el estado de la cinematografía actual?
Es una expresión respetable que tiene desde hace años su público muy bien ganado, que tiene muy buenas películas y otras no tan buenas, no hay que ser tan injustos. Si ves La jaula de oro están hablando de un problema real sin discusión alguna. El cine no tiene compromiso con nadie más que con el cine mismo. Sus autores escogen los temas.

Usted optó por hablar de trata de mujeres y la violación a los derechos humanos antes que otros ¿Se anticipó?
Tuvimos la suerte de abordar temas que en ese momento al cine mexicano no le interesaba…

Y generó reflexión…
Que el cine proporcione reflexión es otra cosa, eso es responsabilidad del cineasta y sobre todo del público, que lo exija.

¿Le ha faltado poner algún tema sobre la mesa en su carrera?
A mis 80 años yo ya no pongo nada, yo ya lo puse

¿Se ha quedado con el antojo de hacer algo en el cine?
¿Antojos? Uno siempre se los lleva (risas)