Gestación subrogada: dos series de televisión y la misma actriz protagonista

Elisabeth Moss encabeza 'The handmaid’s tale' y 'Top of the lake', sendas ficciones que abordan un tema ya tratado en 'Friends'.

¿La gestación subrogada es la solución a la infertilidad? Mientras que Portugal acaba de aprobar el proceso, en México no tiene regulación a nivel federal. Mientras que está regulada en algunos estados, en otros solamente se menciona para el caso de adopción, reconocimiento del bebé y patria potestad. Sin embargo, existe una enorme laguna al respecto y la corte aún no ha resuelto nada al respecto de ciertos aspectos de la maternidad subrogada.

Por otra parte, existe la propuesta de Reforma a la Ley General de Salud, que tiene como objeto regular la gestión subrogada sin fines de lucro, con la finalidad de respetar el derecho de procrear. En esta reforma se define la gestión subrogada y se regula para que solamente se lleve a cabo por aquellas instituciones de salud pública o privada que cuenten con autorización expresa de la Secretaria de Salud para realizar la transferencia de embriones humanos. Además, se propone formalizarse ante notario público, quien fijará la hora y fecha para que se apruebe la gestación subrogada. 

En cuanto al aspecto social, las personas que optan por este método lo hacen por múltiples motivos, desde problemas para engendrar hasta complicadas vidas profesionales. Y un buen número de celebrities hacen como si fuera algo normal. Cómo no van a tratar las series de televisión un tema tan controvertido, complicado y seguramente doloroso para alguna de las partes involucradas.

No siempre se ha hecho, sin embargo, desde el mismo punto de vista. Phoebe, por ejemplo, le quitó hierro (a veces) en Friends.

También lo trató con humor The new normal, de Ryan Murphy (Glee, American horror Story), cuando sus protagonistas, una pareja gay, recurre al vientre de alquiler.

Las series más actuales, sin embargo, reflexionan desde una perspectiva mucho más seria sobre un método cada vez más común. Dos de las series dramáticas del año, The handmaid’s tale (nominados a los Premios Emmy 2017) y Top of the lake ahondan en esta forma de traer hijos al mundo con Elisabeth Moss como protagonista en ambas, según informa el diario británico The Guardian.

Una futura (e inexistente) república de Gilead y la Sydney contemporánea, son los escenarios de un mundo infértil en el que se explota a las mujeres.

En Top of the lake: china girl (la segunda temporada), un grupo de trabajadoras sexuales tailandesas ejercen de sustitutas para parejas australianas ricas, mientras la detective Robin Griffin (Elisabeth Moss) busca a la hija que dio en adopción cuando siendo adolescente se quedó embarazada como consecuencia de una violación. Una niña que adoptó el personaje al que interpreta Nicole Kidman, Julia.

La violencia hacia las mujeres, la prostitución y la gestación subrogada se convierten en las claves de la serie dirigida por Jane Campion (The piano). Esperamos que pronto se estrene en México una miniserie que ha hecho historia por haber sido la primera serie proyectada en el Festival de Sundance y por haberse estrenado (la segunda temporada) en el Festival de Cannes.

En Gilead, un ejército de mujeres vive sometido, con lavado de cerebro incluido, a violaciones todos los meses. El objetivo es dar hijos a los matrimonios infértiles que sustentan la dictadura que gobierna la república.

Para Elisabeth Moss, hay diferencias entre lo que aquí ocurre y una gestación subrogada. Las mujeres de The handmaid’s tale, considera, son esclavas sexuales mientras que la maternidad subrogada requiere un acuerdo entre las partes. La serie basada en la novela de Margaret Atwood resulta aterradora por la historia, el ambiente, el vestuario y porque lleva al espectador a preguntarse si algo así podría ocurrir o incluso si ya está ocurriendo.

Explica la autora en su libro: “Si eso quiere decir un tratado ideológico en el que todas las mujeres son ángeles y/o están victimizadas en tal medida que han perdido la capacidad de elegir moralmente, no. Si quiere decir una novela en la que las mujeres son seres humanos —con toda la variedad de personalidades y comportamientos que eso implica— y además son interesantes e importantes y lo que les ocurre es crucial para el asunto, la estructura y la trama del libro... Entonces sí. En ese sentido, muchos libros son feministas”.

¿Será el feminismo, que tan necesario vemos ahora, la razón de que las series actuales llamen la atención sobre la gestación subrogada?

* Artículo publicado originalmente en Vanity Fair España.