El misterio de la sortija de Guillermo del Toro y su proyecto más ambicionado

El realizador nunca se quita ese anillo vinculado con una obra que ha perseguido por mucho tiempo y de la que no habla. Lo ha hecho y estuvimos ahí para enterarnos del secreto.

Etiquetas:

Guillermo del Toro nunca ha tenido empacho en reconocer que a la par de cada una de sus cintas que se convierten en éxitos también ha habido proyectos (o intentos de ellos) que se quedan en el tintero o en simples ideas. “En mi vida he escrito 24 y 25 guiones y he hecho 10 películas y otras tres o cuatro las ha hecho alguien más, quiere decir que hay 10 u 11 que no se han hecho”, ha dicho el realizador de 53 años. “Cada guión toma mínimo un año y en mi biografía hay una década dedicada a cosas que no suceden, o sea, hoy yo tendría 42 años, no me dolería la rodilla y pesaría 60 kilos menos”, ha bromeado durante el XV Festival Internacional de Cine de Morelia.

El realizador ha reconocido que ha habido varios de esos proyectos que le han obsesionado y que incluso le ha despertado terquedad, como la adaptación del libro de Lovecraft En las montañas de la locura, que ya había puesto sobre la mesa de varios estudios y del cual ya había desarrollado arte y guión basado en el libro que relata las aventuras de unos exploradores que viajan a la Antártica y en el camino se topan con una serie de sucesos paranormarles.

Y aunque por distintos motivos un par de estudios no han desarrollado la cinta, el mexicano ha hallado la forma de no olvidarse de su objetivo: un anillo que se lo recuerda a cada segundo. “Es una cosa de la que no hablo, estoy hablando por primera o segunda vez ahorita. Desde que no la podía hacer mandé a hacer este anillo que es el símbolo de la universidad ficticia y que tiene el año de la exploración que ocurre en la novela”, ha señalado durante un encuentro con los medios en el que estuvo Vanity Fair.

GuillermoDelToroFICM

Del Toro siempre lleva el anillo grande en el dedo anular de su mano izquierda y según constatamos, tiene una especie de heráldica con número a su alrededor así como detalles en su costado. “No me lo voy a quitar hasta que haga la película o me lo llevo a la cripta”.

La obsesión del cineasta tiene bastante sentido. Por un lado, ha señalado a Lovecraft como una de sus mayores influencias y, de realizarse, la cinta representaría la fusión de dos genios del género de terror y fantástico. Además hay una curiosa coincidencia entre ambos proyectos, pues Lovecraft escribió su novela en 1931 y fue rechazada hasta que la revista Astounding Stories decidió publicarla en varias entregas en 1936. ¿Será eso una premoción de éxito? Solo el tiempo y el estudio que acepte el proyecto lo dirán.