“EEUU es tan corrupto como otros países latinos, lo disfrazan, pero está podrido por dentro”, dice el creador de la música de 'Birdman'

El jazzista mexicano Antonio Sánchez lanza hoy 'Bad hombre', su primer disco "realmente solista", en el que vierte los estragos del ambiente político de la era Trump.

En Bad Hombre, el nuevo álbum de Antonio Sánchez, el jazzista juntó dos mundos que nunca imaginó unidos: el de su mexicanidad, representada a través del fragmento de un viejo corrido revolucionario; y la polémica frase en spanglish que Donald Trump acuñó para referirse a los inmigrantes mexicanos indocumentados, y algunos otros que “hacen cosas malas” en su país.

El baterista mexicano, ganador de cinco Grammy y radicado en Nueva York, cuenta que cuando comenzó a idear el concepto que llevaría su nueva producción, se preguntó qué es lo más mexicano que podía plasmar en ella. “El mariachi” – pensó -, y de ahí se le ocurrió incluir el sampleo de Benito Canales, una canción grabada por su abuelo, Ignacio López Tarso, varias décadas atrás.

Luego conjuntó la palabra bad, que contrario a lo que cualquiera podría imaginar “en el mundo del jazz, en Estados Unidos, significa que eres muy talentoso, muy fregón”, explica Sánchez, creador del score de la multipremiada cinta de Alejandro González Iñárritu, Birdman.

“Espero que la gente después de escuchar el disco, opine que es bueno. Es mi primera entrega completamente solista y que, mención aparte, en la cuestión artística, considero que mi abuelo también es un ‘bad hombre’”, explica el ganador de cinco premios Grammy sobre el álbum que estrenará el próximo 29 de septiembre.

En medio del luto que vive México por las víctimas de los sismos del 7 y 19 de septiembre y tras haber participado en la gala Rise! NY/MX, en NY, para recaudar fondos para solidarizarse con sus paisanos, el músico nos platicó sobre su nueva obra discográfica y su repulsión a Trump.

¿Por qué llamas a Bad Hombre el disco “más personal de tu carrera”?
Es el primer disco que es realmente solista, para mí: hice la ingeniería, toqué todos los instrumentos, todo en mi casa. En fin, no tuve ninguna influencia externa de ningún músico, de ningún productor, de ningún ingeniero, así es que todo lo que quedó plasmado fue mío, ya sea que haya quedado bien o mal, ¡Todo es mi culpa! [risas].

Debido al ambiente político tan feo que se está viviendo en Estados Unidos y en el mundo, por culpa de Donald Trump, creo que saqué muchas cosas: frustración, enojo, angustia (…) El arte es un reflejo de la vida y de lo que estamos viviendo los artistas.

 


Antonio Sánchez

¿Piensas que los artistas tienen el compromiso de hablar de los momentos políticos y sociales en sus obras?
Yo creo que estamos viviendo un momento único, fascinante y terrible al mismo tiempo. Todo el mundo está diciendo que históricamente no se había visto nada así de increíble. Para nosotros los artistas, es muy importante estar conscientes de lo que está pasando, y me parece que es un deber, como ciudadano, músico y mexicano, hablar y hacer patente nuestro enojo y nuestra frustración ante un sistema político tan podrido como es el sistema americano. Mucha gente ve a Estados Unidos como un ejemplo de la democracia y de no corrupción, ¡para nada! ¡Estados Unidos es tan corrupto como muchos países latinoamericanos o africanos! Es diferente, por supuesto, porque está muy bien disfrazada, pero en realidad está podrido desde adentro.

¿Cómo recuerdas la noche del 8 de noviembre en la que anunciaron que Donald Trump era el virtual ganador de las elecciones presidenciales en Estados Unidos?
Estaba en casa del pianista que toca en mi grupo, John Escreet, quien nos invitó (a su esposa y a él) a cenar. ¡Era como una reunión para celebrar que ganaría Hillary Clinton! [Risas] ¡Todo mundo lo daba por hecho!.

Fue la cena más deprimente que haya tenido en mi vida, y además cuando nos fuimos de su departamento todavía no se sabían los resultados al 100%. Ver la frase “Donald Trump, presidente electo de los Estados Unidos de América, en la televisión, en CNN en vivo, ¡eso sí que me pegó muy fuerte!

¿Cómo te ha cambiado la vida después de trabajar con González Iñárritu?
 Eso es a lo que muchos artistas aspiramos, a formar parte, aunque sea pequeña de la cultura pop, porque eso hace que tu nombre resuene en esferas en las que como jazzista nunca sucedería. Entonces, lo que estoy esperando es que ese gran empujón que me dio Birdman pueda utilizarlo para seguir creando mis cosas y también quiero hacer más cine. Estoy haciendo la música para un programa de TV. Sigo con actuaciones con Birdman. Siento que siempre estoy atrasado de lo que debo hacer y quiero hacer. ¡Es una situación estresante para mi!