El 'Game of Thrones' de Alicia Villarreal

No, no es broma. Aunque no lo crean existe una relación entre la intérprete de regional mexicano y la serie. La hemos descubierto en una entrevista con la cantante.

Luego de siete años sin lanzar un disco, Alicia Villarreal regresa con La Villarreal, su primera producción en vivo en la que, de la mano de su esposo Cruz Martínez, ha "hecho justicia" a todos sus éxitos desde 1995.

Platicamos con la cantante y con su picardía norteña nos confiesa si le ha cantado al narco, los obstáculos de un género dominado por hombres y la influencia de Game of Thrones durante la grabación de su más reciente material.

Tomaste siete años para volver. ¿Por qué decidiste que fuera con un disco en vivo?
Le comenté a mi esposo, Cruz Martínez (productor del álbum), que quería hacer una producción con muchos músicos, que la gente viera una fiesta, hacerle justicia, como dijo mi marido, a los éxitos que tengo y que el público ha hecho suyos. Tenemos tres temas inéditos y colaboraciones con artistas como Ha-Ash, María José y Río Roma.

Productor y esposo juntos en un proceso como este. ¿Cómo fue?

Me dijo: ¿Qué quiere, mi reina? (Risas). Yo le dije que fusionar ritmos. El norteño que es lo mío; mariachi, que ha sido mi brazo derecho porque después de Límite (1995) grabé ranchero; un poco de banda y quería que suene muy grandioso y él ya trajo la sinfónica e hicimos la fusión.

El primer sencillo fue Haz lo que quieras. ¿Hiciste lo que quisiste?

¡Totalmente. Siempre! Si me preguntaran: ¿Desde cuándo hace Alicia lo que quiere? diría que desde esa primera producción con Límite. Crear ese concepto de un grupo norteño con voz femenina era algo inusual. Definitivamente hago lo que quiero en un ambiente de puros hombres.

¿Quieres decir que después de tanto tiempo te sigue costando trabajo como mujer?

En una industria donde ves las listas de popularidad dominada por hombres es muy complicado que se coloque una mujer. Me ha sido difícil pero el público me abraza y canta conmigo. Es bien complicado que en la industria un hombre confíe en ti, llegar con tu disco a la radio cuando están acostumbrados a  hablarse de 'Güey, qué no sé qué', no me gusta tanto eso. Ese es el choque de ser la mujercita en un ambiente de puros machos. Pero me adapté y también les digo: 'Pues quihubole güey'.

A lo largo del espectáculo apareces en una silla bastante similar a la de Juego de Tronos...
Desde el principio me imaginé ese momento. Representa eso. Yo sentada en una fabulosa silla porque yo soy fan de la serie, no puedo vivir sin ella. Estoy los domingos puesta ahí para verla. A las mujeres las visualizo así: sentadas, tomándose un tequila, fumándose un puro. Es la representación de la mujer  en su momento, en su lugar.

¿Tienes un personaje favorito en la serie?
El Jon (ríe). Él no se siente hijo porque es un bastardo. El personaje que hace es maravilloso, es sencillo, humilde, con sus ojitos. Todos lo quieren y yo también.

Hablando de poder. El género regional mexicano se le vincula frecuentemente con el narcotráfico y la delincuencia organizada. Presentaciones que a veces se ofrecen a líderes de ciertos grupos. ¿Te has tocado?
Imagino que sí las hay. Uno está expuesto, no sabemos si sucede o no. No me ha tocado ni he vivido algo así.

¿Si los líderes del narco fueran mujeres les cantarías?
No, no digas eso. (ríe) Nunca he escrito de ese tipo de cosas. Me gusta escribir de mucho amor, porque la mujer es apasionada. Pero creo que la música se debe hace con responsabilidad.