30 años de 'Dirty Dancing': un baile, una canción y una excusa para volver a verla

Con un presupuesto de 5 millones de dólares y a pesar de la crítica de la prensa, fue todo un éxito.

21 de agosto de 1987. Los cines de EEUU estrenan Dirty Dancing. Se proyectó por primera vez el 12 de mayo en el Festival de Cannes y la prensa criticó al que se convertiría en uno de los mayores éxitos de taquilla con una banda sonora de las más vendidas en la historia. Casi 30 años exactos han pasado de aquel verano del amor, inolvidable para una generación que, sin embargo, puede reconocer los peros que puso la crítica. Porque qué más da que sea cursi si cuando suena (I’ve had) The Time of my life a todos se nos mueven los pies (eso sí, nada de saltos).

Dirty Dancing fue una película arriesgada para el momento. Un filme en el que se hablaba abiertamente de aborto (se reivindica que la intervención sea legal); tema que es, además, protagonista de la trama.

Para Hadley Freeman, autora del libro The Time of my life (un ensayo sobre los filmes que cambiaron su vida), publicado por Blackie Book, el mensaje que nos dejó Dirty Dancing fue precisamente ese: que las mujeres abortan si lo consideran oportuno porque su cuerpo es suyo.

También nos enseñó cómo es la tensión sexual no resulta que acabó resolviéndose entre la pareja protagonista; unos actores que disimularon a la perfección sus desavenencias fuera de la gran pantalla: no se soportaban desde el rodaje, unos años antes, de Red Dawn.

No solo Johny (Patrick Swayze) estaba dispuesto, también lo estaba Baby (Jennifer Grey).

Le faltaba la respiración cuando le veía y ya cuando bailaban, la tensión alcanzaba niveles difíciles de medir; algo que no era lo habitual en el cine comercial de le época. Pero las mujeres quieren, como ellos, disfrutar del sexo en los 80, también 20 años antes, porque la historia cuenta la complicada relación entre el bailarín exitoso entre las féminas y de dudosa reputación y la adolescente de una familia bien en la década de los 60.
Unos incipientes mensajes feministas que costó años que se apreciaran.

Y Dirty Dancing quiso que bailáramos: mambo, merengue, chachacha, y que moviéramos las caderas (y las faldas en el caso de las chicas). La CANCIÓN fue galardonada con un Oscar y un Globo de Oro.

via GIPHY

Emile Ardolino dirigió una película con sus dificultades: un presupuesto de cinco millones de dólares y el rechazo de varios estudios del guión (con tintes autobiográficos) escrito por Eleanor Bergstein.

Un musical y un remake (malo) celebran el aniversario. Pero lo mejor para celebrarlo es volver a verla. Ya tienen plan para próximo lunes 21. Además, a las chicas les inspirarán los looks ochenteros que son tendencia este verano. Es la excusa perfecta.

* Artículo publicado originalmente en Vanity Fair España.