Yolanda Hadid recuerda el momento en el que pensó quitarse la vida

La madre de Gigi y Bella Hadid escribe en sus memorias sobre su dura batalla contra la enfermedad de Lyme.

Etiquetas:

Yolanda Hadid llegó a tener que pasar 22 horas en cama al día mientras luchaba contra la enfermedad de Lyme. 

La madre Gigi y Bella Hadid empezó a hacerse un nombre en la televisión estadounidense en 2012, cuando fichó por el reality Real Housewives of Beverly Hills. Ese mismo año, un doctor belga le diagnosticó la enfermedad de Lyme después de contraer una peligrosa infección en el cerebro. Desde entonces, Hadid ha lidiado con la versión crónica de la también conocida como borreliosis de Lyme, para la cual todavía no hay cura.

Tres años más tarde, Hadid confesó en su blog para Bravo que había perdido la habilidad de leer, escribir o incluso ver la televisión por culpa de la enfermedad. Ahora, la celebrity tiene pendiente de publicar un libro sobre su dura batalla contra la infección y la revista People ha podido hablar con ella sobre algunos de los instantes más difíciles de los últimos cinco años.

"Soy una luchadora, pero me tuve que rendir", dice Hadid sobre el momento en el que finalmente decidió ceder y pasar 22 horas al día en cama con antibióticos para el tratamiento. La exmodelo también confiesa en su nuevo libro que llegó un instante durante un viaje a Florida con su ahora exmarido David Foster en el que incluso pensó en quitarse la vida: "Me quito la ropa y me sumerjo en el océano azul oscuro, que está templado y es confortante. Las olas bañan suavemente mi cuerpo desnudo y puedo sentir la corriente tirando de mí. [...] Dios, por favor, simplemente llévame en una ola. No puedo vivir así ni un día más. Por favor llévate mi cuerpo de aquí. Sólo quiero desaparecer".

Pero el relato de Hadid es también uno de superación y de mirar hacia el futuro con sus dos hijas y su hijo Anwar. "Mi siguiente pensamiento es una imagen clara de mis tres hijos", escribe Hadid en sus memorias. "Hace cambiar mi conciencia inmediatamente y es la única cosa que consigue que no me deje llevar y ahogarme".