Will Smith y la valiosa lección que aprendió cuando su hija se rapó

El actor recuerda el sorprendente momento en el que Willow Smith decidió cortarse el pelo.

En Hollywood, la presión que ejercen los fans y los medios de comunicación puede ser abrumadora en los protagonistas. En la familia de Will Smith, lidiar con ese aspecto de la fama ha sido siempre una constante.

Es precisamente a raíz de esa fama y de su hija Willow Smith que Will aprendió una de sus más valiosas lecciones como padre, según cuenta el actor en un vídeo exclusivo de la plataforma de streaming Tidal publicado junto al nuevo álbum del rapero Jay-Z.

Durante la gira del single Whip My Hair en 2012, Willow acababa de terminar un concierto en Dublín y nada más bajar del escenario le dijo a su padre que ya estaba lista para volver a casa. Will sabía que aún quedaban numerosos compromisos en el calendario y así se lo comunicó a su hija de 11 años. Ambos se fueron a dormir y al día siguiente Willow se presentó a su padre con la cabeza rapada. "Se rapó la cabeza en medio de su gira de Whip My Hair [en español, azotar con mi pelo]. Mi reacción fue: 'Oh, mierda'", relata Smith en su conversación con Jay-Z. "Miré a esa niña y dije 'Vale. Lo entiendo. No tendrás este problema conmigo nunca más. Vamos, cariño. Nos podemos ir".

Smith dice que en ese momento supo que tenía que cambiar el chip paternal. "Para mí, yo era ese soldado que está empujando, pero no se da cuenta de ninguna forma de lo que está pasando emocionalmente con esa pequeña criatura que tiene delante. Esa fue la primera parte del colapso del traje de padre que [por entonces] yo vestía, pero no era mío".

La gira de Whip My Hair se acabó en ese preciso instante y Willow también abandonó posteriormente su participación en el remake de Annie que estaba preparando Jay-Z y que al final acabó protagonizando Quvenzhané Wallis. Como diría Jada Pinkett Smith en una publicación de Facebook por aquella época: "Hice una promesa de dotar a mi pequeña niña con el poder de saber siempre que su cuerpo, su espíritu y su mente son su dominio".