¿Tienen Sam Smith y Reese Witherspoon algo en contra de Taylor Swift?

Las redes sociales no son tan discretas como algunos creen. Y aquí tenemos las pruebas.

Más o menos todo el mundo sabe cómo funciona Twitter: alguien comparte algo y, en caso de gustarte, tienes tres opciones: comentar, responder o simplemente dar un ‘like’. El único problema es que todavía hay mucha gente que cree que las dos primeras son siempre públicas y que la segunda se queda en privado.

Vamos, que solo tú ves el corazoncito que le has puesto a un tweet. Pero no. Y eso acaba de meter en un pequeño problema a Sam Smith y Reese Witherspoon.

Según ha descubierto Buzzfeed, ambos esta semana han dado un like a varios tweets en los que gente anónima decía cosas no demasiado bonitas sobre Taylor Swift, que nada más publicar por sorpresa su nuevo disco el pasado viernes se convirtió para bien y para mal en el principal tema de conversación en las redes.

¿El problema? Que justo esa misma semana es cuando Sam Smith tenía planificado desde hace meses publicar también su nuevo disco, The Thrill Of It All. Y claro, contra Taylor no hay artista que pueda alcanzar el número uno de ventas estando ella en las novedades.

Eso sería lo que habría llevado al músico a dar likes a tweets en los que aseguraban que él es mejor artista que Taylor y posteriormente a borrarlos cuando se ha descubierto el pastel. Más que nada porque ambos son amigos y no le deja en buen lugar al británico comportarse así creyendo que contaba con el anonimato a su favor.

Aunque por si acaso, además de eliminar todas las pruebas, Sam ha respondido a algunos twitteros que se habían hecho eco de esto para decirles que todo había sido un accidente.

Lo que nadie se explica muy bien es el motivo que ha llevado a Reese Witherspoon a cometer un error similar. Sobre todo porque la competencia laboral entre ella y Swift es inexistente al menos que la cantante decida probar suerte en el cine (algo que, con un tour recién anunciado, no parece inminente).

Al menos Reese no puso corazón a un tweet que cuestionaba la calidad musical de Taylor, sino a uno en el que corregían a un medio que aseguraba que todo el mundo estaba emocionado porque Taylor iba a presentar el Saturday Night Life cuando en realidad lo hacía Tiffany Haddish y ella solo cantaba.

Por eso la actriz, de momento, no ha dicho esta boca es mía respecto al tema. Y la verdad es que tampoco hace mucha falta. A Reese se le perdona lo que sea.