Solange prefiere los museos de arte contemporáneo a los escenarios

La artista multidisciplinar se siente más cómoda que nunca explorando su faceta más 'arty', que aborda su música y sus raíces desde un punto de vista visual.

Etiquetas:

A estas alturas, ya nadie duda de que Solange Knowles es una artista revolucionaria y carismática pero, para su desgracia, cuando ella aun era una adolescente, su hermana ya estaba arrasando en todo el mundo con su grupo Destiny's Child.

Aun así, no parece que a la joven le importe estar siempre a la sombra de su hermana. De hecho, todo parece indicar que son aliadas y confidentes: Solange ha demostrado que está dispuesta a apoyar a Beyoncé siempre que ella lo necesite (recuerden la escena del ascensor con Jay-Z).

Además, desde que publicó su primer disco con 17 años, Solange siempre se ha diferenciado del estilo musical de su hermana y del plan de negocio de su padre desde que ellas eran pequeñas. De hecho, su padre consideró, por un momento, que fuese la cuarta integrante del grupo de su hermana, pero esta se negó (y la afectada probablemente también).

Porque Solange siempre se ha decantado por unas melodías menos mainstream y más comprometidas con sus raíces (aunque Bey tampoco se ha quedado corta). Pero lo cierto es que ella, a diferencia de su hermana, no es una diva; es una cantante, pero también es una artista performática y una poeta.

Cuando el pasado año, Solange publicó su tercer trabajo, A Seat at the Table, el álbum iba acompañado de un libro de imágenes artísticas a cargo de la fotógrafa catalana Carlota Guerrero. Solange encontró en ella a la aliada perfecta para desarrollar su lado más arty, y prueba de ello fue la obra visual que ambas llevaron a cabo en el museo Tate Modern, de Reino Unido.

Durante la performance, varias mujeres con pelo 'afro' y bodis color azul cielo, salen de una caja horizontal. Una obra que coincide con la exposición El alma de la nación: Arte en la época del Black Power, que reúne las obras de artistas afroamericanos desde finales de los años 60 hasta la actualidad.

 

 

Creating and Composing something special for the @Tate Museum....and these beautiful babes who made my whole entire life.

Una publicación compartida de Solange (@saintrecords) el

 

Solange quería aportar su visión de lo que supone para ella ser una mujer joven y afroamericana. “Quería crear una escenografía específica a través del movimiento y del paisaje para poder comunicar los procesos de creación del disco, así que he decidido hacerlo a través del lenguaje visual”, ha dicho.

Además, este año, Solange se estrenó como artista en el museo Guggenheim de Nueva York. Y su próxima parada, será tocar su canción Scales junto a una instalación del artista Donald Judd, en Texas.