Así es la rutina facial de los ángeles de Victoria's Secret los días previos al desfile

Las supermodelos cuentan con la constante supervisión de una facialista que se encarga de que sus cutis luzcan radiantes.

Etiquetas:

El mundo cuenta los minutos para presenciar (en versión original o diferida) el desfile anual de Victoria’s Secret. Este lunes, los famosos ángeles desfilarán en la ciudad china de Shanghái. Y aunque el secretismo es siempre una constante en este evento, la pasada noche supimos que uno de los buques insignia de la firma, Gigi Hadid, no estaría presente. Ella misma lo comunicó con enorme pesar a través de su cuenta de Twitter. Se desconocen los verdaderos motivos, pero todo parece indicar que el Gobierno chino no olvida esta polémica.

Tampoco aquel concierto que hace dos años ofreció Katy Perry y que ofendió a las instituciones, que consideraron que su traje de girasoles era un símbolo de apoyo a los opositores taiwaneses. Además de ellas, otras cuatro supermodelos se quedarán sin poder acudir este año debido a la falta de visado. Aun así, las que sí que han podido volar a China tendrán que enfrentarse a otra serie de requisitos que tampoco son sencillos.

Las maniquís que tendrán el honor de lucir las alas, símbolo de la firma lencera, deben someterse a dietas súper estrictas y a rutinas de deporte muy exigentes. Pero ninguna de ellas lo esconde: solo hay que darse una vuelta por la cuenta de Instagram de Adriana Lima para entender el ritmo de trabajo al que se someten las chicas meses antes del evento. Y aunque conseguir una figura esbelta y tonificada es fundamental, ningún detalle se descuida. Un buen ejemplo son las melenas que lucen todas las modelos; pero, ¿qué hay de las rutinas faciales?

Los ángeles cuentan con la supervisión de la facialista neoyorquina Mzia Shiman, que estará con ellas por séptimo año consecutivo, ocupándose de que su piel esté perfecta. Después de los ensayos, Shiman les coloca a las 60 chicas una mascarilla rejuvenecedora para combatir la hinchazón en los ojos y, cada día, en el hotel, les limpia el cutis y les aplica una loción calmante, a la que le sigue otra mascarilla iluminadora que deja actuar durante 20 minutos.

Pero la joya de la corona de Shiman es una infusión de oxígeno de cereza, con la que se logra ejercer una sutil presión en cada poro para así conseguir una dermis más suave. No práctica exfoliaciones ni extracciones: eso solo lo pone en práctica un mes antes del desfile. Nunca antes. Aun así, si tiene que recurrir a ello como medida desesperada, Shiman intenta evitar el calor porque podría irritar los granitos. Prefiere ejercer una ligera presión y acabar con una crema que lo seque.

Aun así, el cutis de las modelos no se consigue de un día para otro: “Las maniquís se preparan todo el año para esto”, asegura la profesional a la edición estadounidense de la revista Vogue. Durante los meses anteriores, las chicas se someten a tratamientos de colágeno con luz LED e intentan beber zumos verdes que regeneran la dermis.