Reese Witherspoon y Nicole Kidman están aumentando sus ingresos en HBO

Las protagonistas de Big Little Lies están ganando un poco más de dinero. Un millón de dólares por episodio, para ser precisos.

Tal como anunciaron los pronósticos de la industria de la televisión, la inversión de mil millones de dólares de Apple en el espacio televisivo de producciones originales ya está modificando el terreno de algunos ejecutivos. Entre los primeros en sentir las vibraciones se encuentra HBO, quien acaba de otorgar un aumento a las estrellas de Big Little Lies, el cual incluye a Nicole Kidman y Reese Witherspoon al club de quienes ganan un millón de dólares por episodio.

Cabe mencionar que esto no le duele a Casey Bloys; como presidente de programación de HBO, comentó a The Hollywood Reporter: “No es una sorpresa que tener una segunda temporada de una serie es más fácil con estos acuerdos. Cada canal debe tomar las decisiones económicas que les resulten más convenientes. Yo no voy a cerrar el puño y decir: ‘¡Maldita sea, Apple!’ Si eso es lo que les conviene para este programa, que Dios los bendiga”.

Dado que HBO esperaba en un inicio que Big Little Lies fuera una serie de una sola temporada, no había ningún acuerdo para la segunda, lo que dejaba abiertas todas las opciones para los actores. Pero el gran éxito del programa y el poder de las negociaciones que llegó con el nuevo y lucrativo proyecto de Witherspoon para Apple permitieron al elenco asegurar sus raíces. Zoe Kravitz, quien ganó 380,000 dólares por la primera temporada, ingresará 3 millones por la segunda; Shailene Woodley también verá un aumento considerable de los 1.7 millones que cobró por la primera temporada.


Una palabra de alerta para los fanáticos: no esperen una tercera temporada. Como Bloys comentó a The Hollywood Reporter: “Todos los participantes están tan ocupados que resulta difícil imaginar incluirlos a todos de nuevo en la agenda. Haber logrado tenerlos para la segunda temporada ya es un pequeño milagro”.

La segunda temporada de Big Little Lies se estrenará en 2019 por HBO.


*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.