Pippa Middleton también ha sido víctima del huracán Irma

El lujoso hotel caribeño del que la familia de su marido es propietaria ha quedado completamente destrozado.

Las alegrías siempre duran menos de lo que desearíamos. Bien lo sabe Pippa Middleton, hermana de Kate, que en esta semana ha pasado de sentirse eufórica al hacerse pública la noticia de que pronto será tía a tener que consolar a los padres de su marido James, gravemente afectados por los destrozos que está causando el huracán Irma.

Considerado ya el huracán más grande del que se tiene registro en el Océano Atlántico, esta tormenta de categoría 5 ha dejado arrasadas todas las zonas por las que ha pasado. Entre ellas la caribeña isla de San Bartolomé, un pequeño paraíso donde los suegros de Pippa, David y Jane Matthews, compraron en 1995 un lujoso hotel llamado Eden Rock que, tal y como confirman varios medios, ha quedado completamente destrozado.

Pese a haber sido inaugurado a mediados del siglo pasado y de que artistas como Greta Garbo se contaba entre sus clientes habituales (la mejor suite lleva su nombre), fue gracias a la gestión de los Matthews por lo que este resort se consolidó durante las dos últimas décadas como el refugio favorito de millonarios y estrellas de Hollywood que buscaban disfrutar de sus vacaciones lejos de miradas indiscretas.

De hecho, la propia Pippa ha pasado varias veces sus vacaciones invitada por sus suegros y por su entonces futuro marido, que también tiene una importante participación dentro del negocio y, por lo tanto, imaginamos que también estará devastado por la noticia de los destrozos.

De momento se desconoce a cuánto ascienden las pérdidas a las que se enfrenta la familia Matthews por este huracán, aunque a juzgar por las fotos que están apareciendo en redes, no será barato devolverle el brillo de antaño.

Al menos pueden consolarse sabiendo que las suyas son solo pérdidas materiales y no humanas. Todavía activo en la zona, de momento el huracán ya ha dejado 11 muertos y 22 heridos graves confirmados. Si lo piensa desde ese punto de vista, a Pippa no le costará consolar a su familia política. De algún modo siguen siendo muy afortunados.